¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    ¿Desincentivar a los SUV PHEV en Alemania? Este interesante estudio tiene las claves

    ¿Desincentivar a los SUV PHEV en Alemania? Este interesante estudio tiene las claves
    Esquema técnico del Mitsubishi Outlander PHEVMitsubishi
    Fran Romero
    Fran Romero5 min. lectura

    Los híbridos enchufables están más que nunca en el punto de mira de la Unión Europea, y de Alemania en particular. Un estudio marca una línea que impedirá a los SUV PHEV acceder a las ayudas, el verdadero objetivo que Alemania persigue desde hace tiempo, y que le cuesta miles de millones.

    Dicen los fabricantes que el paso previo a los coches eléctricos son los híbridos enchufables, aunque un gran porcentaje de la población ha dado el salto directamente sin pasar por el intermedio y no se arrepienten en absoluto. En países como Alemania, el gobierno ofrece un paquete de ayudas para sustituir los coches de combustión tradicional por híbridos enchufables y eléctricos. Unas subvenciones que se renuevan año tras año dedicando partidas multimillonarias, que llegan a ser insoportables para cualquier gobierno.

    El pasado año, Alemania se pulió 4.600 millones de euros en ayudas a la compra de vehículos de movilidad sostenible, una cantidad muy elevada, y en la que estudian dedicar exclusivamente a eléctricos, mucho más después de acceder a las conclusiones del estudio realizado por el prestigioso Instituto Fraunhofer y el ICCT que ha determinado que la eficiencia de la que presumen los PHEV no es tan real y no es motivo para subvencionar su compra.

    Emisiones de CO2 del ciclo de vida de SUV PHEV y BEV comparados con alternativas de combustión en Alemania, de 2021 a 2038

    Los SUV deportivos híbridos enchufables son el objetivo a eliminar de las ayudas

    Las ayudas en Alemania se dividen según el tipo de propulsión con 6000 Euros para la compra de eléctricos y 4.500 Euros para los PHEV, que asume el gobierno, aunque también se pueden sumar otras ventajas fiscales como descuentos en los impuestos de tracción mecánica anual, entre otros. Pero a los PHEV ya se les ha incrementado la autonomía mínima en modo eléctrico que han de ofrecer para acceder a las ayudas, tratando de eliminar a los SUV, cosa que los fabricantes han solventado aumentando la capacidad de la batería.

    Apoyado por los independientes del ICCT (Consejo Internacional de Transporte Limpio), se ha realizado un estudio comparativo tomando nueve PHEV y otros nueve eléctricos puros alimentados por batería que militan todos entre el segmento compacto y el D, incluyendo también SUV. Las emisiones promedio se compararon directamente con modelos equivalentes de gasolina.

    Con solo 1000 Euros de ayuda a la compra, un eléctrico ahorra 22 g/km de CO2, mientras que un PHEV solo 14 g/km

    Dr. Patrick Plötz, uno de los responsables del estudio por parte del Instituto Fraunhofer, ha señalado que «En promedio, los vehículos con batería totalmente eléctrica comprados en Alemania producen aproximadamente un 63 por ciento menos de CO2 durante toda su vida útil que un vehículo de gasolina comparable. En el caso de los vehículos híbridos enchufables, el ahorro promedio es solo del 34 por ciento, pero con un amplio rango de entre el 10 y el 52 por ciento».

    Georg Bieker, del ICCT y coautor del estudio, apunta que «Los PHEV suelen tener una relación mucho más pobre entre la financiación del gobierno y los ahorros de CO2 logrados. Dado que seguirán dependiendo de los combustibles fósiles en el futuro, el beneficio climático a largo plazo de promover los híbridos enchufables también es mucho menor que con los autos totalmente eléctricos».

    Las dos partes coinciden en que es necesario corregir el desequilibrio producido de los PHEV en las ayudas, lo que supondría reducir la ayuda a 2.000 euros. En tal caso, muchos clientes ya no considerarían esta opción como una posibilidad de compra y sí un eléctrico. Pero dada la hecatombe que ocasionaría entre la población, los expertos abogan por una solución difícil de implementar pero, al mismo tiempo, la más deseada, la de eliminar a los SUV de estas ayudaspromocionando solo determinados modelos, y con una condición, la de demostrar la autonomía eléctrica más elevada. Algo que pueden hacer gracias al registro de consumo de combustible, que almacena los datos del consumo medio de combustible y la distancia recorrida en modo eléctrico.

    Fuente: ICCT