¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Ford utiliza los excrementos de pájaros para estudiar los daños en los coches

    Los excrementos de los pájaros, a examen por FordFord

    Los excrementos de los pájaros son tan agresivos sobre la pintura de los coches como lo pueden ser el sol o las bajas temperaturas. Imágenes como las que puedes ver son muy perjudiciales si se dejan un largo tiempo. Ford ha desarrollado una tecnología para reproducir los excrementos de las aves de forma sintética y estudiar los daños causados en las pinturas.

    Seguramente no dejarás el coche nunca debajo de grandes árboles o farolas cuando aparques en la calle, a menos que no quede más remedio. Pero si puedes evitarlo lo harás, al saber que los excrementos de las aves son particularmente dañinos al depositarse sobre las carrocerías de los coches. En cualquier caso, conviene retirarlas rápidamente.

    Principalmente, con agua a presión o con una esponja y jabón neutro para no dañar la capa más externa de pintura. Obviamente, no todos los excrementos son iguales de agresivos, pero de esto sabe mucho más Ford que nosotros. La marca del óvalo explica el proceso que sigue a la hora de desarrollar tecnologías de pintura y lacas especiales para que las inclemencias del tiempo y las aves no dañen el acabado.

    La dieta alimenticia de los pájaros en Europa son clasificadas en Ford para estudiar los daños que causan

    Fuentes de Ford explican que uno de los métodos utilizados para comprobar la calidad de la pintura es someter un panel a una luz ultravioleta durante 6000 horas continuadas, simulando el lugar con la incidencia de rayos solares más brillantes, al igual que se someten a temperaturas de congelación.

    Las pruebas de calidad que la marca americana realiza sobre los paneles de pintura también alcanzan ensayos más agresivos, con sal, suciedad extrema o combustible directamente sobre la chapa. Tal y como se nos hubiera derramado al repostar combustible. Una más es la aplicación de ácido fosfórico, agua jabonosa y polen sintético y "hornearlos" a 80º durante media hora, lo que da una idea de la abrasión del polen y savias de los árboles.

    En el caso de los excrementos de los pájaros, son especialmente dañinos en primavera y verano. Con el calor y el frío, la expansión y contracción de las chapas hacen que los excrementos se adhieran con más fuerza. La marca de Detroit ha analizado las "cacas" de los pájaros, concluyendo que el color blanco corresponde a la orina, y el negro a los alimentos digeridos, siendo capaz de reproducirlos de forma sintética y calentándolos hasta 60º para comprobar el efecto dañino sobre la capa de pintura y los barnices.