¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Cómo hacer tu propio líquido limpiaparabrisas casero

    Es fácil, barato y las opciones a tu alcance son realmente amplias.

    Es importante que limpie, que desengrase y que no se congele, pero ¿hay que pagar por un producto especial para limpiar el cristal del coche? También puedes hacer tu propio líquido limpiaparabrisas casero, pero teniendo en cuenta algunos aspectos importantes al respecto.

    Deberías revisar los líquidos del coche con frecuencia, y entre ellos está el líquido limpiaparabrisas. Es el que se encarga de mantener el cristal delantero limpio, como su propio nombre indica. Y no es una cuestión únicamente de comodidad, sino también de seguridad, puesto que así conseguimos que la visibilidad sea máxima y evitamos que las manchas nos impidan ver correctamente, por ejemplo, por deslumbramientos o distacciones.

    Pero ¿este líquido puede ser agua? No es lo recomendable por los depósitos de cal que pueden formarse obstruyendo los eyectores y, por otro lado, porque es recomendable utilizar un líquido desengrasante y con capacidacidades anticongelantes. Así que agua del grifo -o de una botella- no es la mejor idea, pero ¿es necesario un líquido 'de marca'? En realidad no, porque podemos hacer nuestro propio líquido limpiaparabrisas casero y ahorrarnos algo de dinero.

    Debería ser anticongelante y desengrasante para conseguir los mejores resultados posibles.

    Cómo hacer líquido limpiaparabrisas casero desengrasante y anticongelante

    Hay muchas formas posibles de hacer líquido limpiaparabrisas casero que 'trabaje' igual de bien, o incluso mejor, que esos limpiaparabrisas de marca. Todo depende de qué le echemos a nuestra mezcla, claro. Todo un clásico es el de mezclar 1/3 de limpiacristales con 2/3 de agua. Esta es, posiblemente, la fórmula más extendida entre los que hacen su limpiaparabrisas casero.

    Pero hay otra muy típica, usando otro producto de limpieza doméstico habitual, con lavaplatos y agua. Con esta segunda opción hay que tener cuidado, porque los líquidos lavaplatos suelen ser concentrados y habría que echar una parte muy pequeña, de tal modo que no tengamos problemas de posibles obstrucciones en el circuito del sistema de nuestro vehículo.

    Limpiaparabrisas casero con descongelante

    Pero los anteriores, en según qué climas y épocas del año, podrían llegar a congelarse. Durante el invierno, o si vives en una zona especialmente fría y, sobre todo, si tu coche duerme en la calle, es una buena idea mezclar 1/2 de vinagre con 1/2 de agua. Conseguiremos más o menos lo mismo, pero el riesgo de que nuestro líquido limpiaparabrisas casero acabe congelándose será menor. Y también podemos combinar 1/4 de amoníaco con 1/4 de agua.

    A todos los anteriores, algunos conductores le echan una muy pequeña parte de Fairy. ¿Por qué? Porque como todos sabemos, su poder como desengrasante es realmente bueno; no obstante, la cantidad que deberíamos echar es realmente pequeña. De hecho, a partir de tan solo una gota ya notaremos los efectos del mismo en nuestro líquido casero.

    Cuidado con ciertos líquidos que pueden dañar las juntas, gomas o el propio circuito del líquido.

    Cuidado al hacer tu propio líquido limpiaparabrisas casero para el coche

    Tratar de ahorrar algo en esto está bien, pero con cierta precaución. Hay líquidos y compuestos que son ácidos o corrosivos y pueden dañar la pintura o algunas de las juntas y gomas. Por otra parte, utilizar únicamente agua podría provocar depósitos de cal y obstrucciones a largo plazo. Y como adelantábamos, el anticongelante y el desengrasante son importantes.

    Cumpliendo con todo lo anterior, habrá líquidos que tengan mayor capacidad para limpiar la suciedad superficial que provoca deslumbramientos o falta de visibilidad, o menor, y algunos que sean capaces de quitar mosquitos y similares, mientras que otros no. El olor, por supuesto, también le importará a muchos conductores. Por eso, muchos añaden el limpiacristales a sus mezclas de limpiaparabrisas caseros.

    Lo fundamental es que este depósito de líquido no esté nunca vacío y tengamos siempre disponible el líquido que sea necesario para llevar el cristal limpio. De este modo, como ya comentábamos anteriormente, estaremos seguros al volante. Y si es necesario, podemos parar a en nuestros viajes para hacer una mejor limpieza del cristal. Es importante que también por dentro esté limpio.