¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Francia reducirá las emisiones de CO2 en 2022 con un nuevo impuesto que grava el peso

    Tráfico en las autopistas de acceso a ParísLa Voz de Galicia

    Hace unas semanas te contábamos cómo Francia planeaba declarar la guerra a los modelos más contaminantes, y más pesados como los SUV. Los galos ya han diseñado un nuevo impuesto, que piensan incluir en sus presupuestos de 2021 y que supondrá aumentar las arcas nacionales con 10 Euros por cada kilogramo extra sobre una base mínima.

    Gravar a los modelos más pesados es el objetivo del Gobierno de Francia. Hace unas semanas te contábamos las directrices que los galos tenían en mente para un nuevo impuesto que tenía la misión de disminuir las emisiones de CO2, de manera que los adinerados bolsillos se pensarían seriamente si adquirir un modelo pesado, tipo SUV, y muy deportivo de gran potencia.

    La realidad es que el Gobierno francés ya tiene trazado el nuevo impuesto considerado el más duro y prohibitivo, y Barbara Pompili ministra de Transición Ecológica, ya cuenta con la inclusión del nuevo impuesto basado en el peso en los presupuestos generales de 2021, una tasa que se someterá a debate en el Parlamento francés en primavera del año que viene, por lo que el impuesto será de aplicación en 2022.

    El Bentley Bentayga LWB tiene difíciles posibilidades de supervivencia en Francia / Foto: S. Baldauf / SB-Medien

    Los fabricantes se verán obligados a reducir el peso de sus modelos para esquivar el nuevo impuesto de peso en Francia, o minimizarlo

    El impuesto del peso contempla un máximo de 1.725 kilogramos, de manera que cada kilogramo adicional supondrá un coste de 10 Euros que tendrá que abonar el flamante propietario. A este, también se suma el impuesto por exceso de emisiones de CO2, que ya cuenta con un límite máximo muy alto, de 212 g/km. Los que superen esta cifra serán también gravados, pero entre las dos imposiciones, el importe máximo no puede superar los 40.000 euros en 2022 y 50.000 euros en 2023, teniendo en cuenta que el total estará limitado a la mitad del coste del vehículo.

    Casi todos los modelos franceses se salvarán de estos dos nuevos impuestos

    El nuevo impuesto de matriculación, ya en su versión definitiva, también ha sufrido modificaciones importantes comparado con el proyecto porque, si en principio estaba destinado únicamente a los modelos nuevos de primera matriculación, la norma también afectará a los coches usados con más de seis meses de antigüedad, que se beneficiarán de un descuento del 10% sobre el total a pagar por cada año desde la primera matriculación.

    La nueva norma también contempla descuentos para las familias numerosas con tres hijos o más. Cada uno de los vástagos supondrá una franquicia de 200 kilogramos, por lo que el umbral máximo del peso se elevará hasta los 2.400 kilogramos, tributando a partir de esta cifra. Incluso, los vehículos comerciales o profesionales también tendrán una exención de 400 kilogramos. Es decir, en este caso, el límite se eleva hasta los 2.200 kilogramos.

    Fuente: Les echos