¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Geotab presenta su solución de control integral de flotas de vehículos compartidos

    El teléfono móvil puede convertirse en una llave en un clicGeotab

    Dentro del ecosistema de aplicaciones de control de flotas, Geotab ha ido un paso más allá, ofreciendo una solución integral para tener controlada una flota de vehículos, como los de una empresa de car sharing, una PYME, o una gran empresa, y sin necesidad de repartir llaves.

    Las tendencias de mercado apuntan a un creciente protagonismo de flotas de vehículos de uso compartido entre distintos usuarios, desde empleados de una empresa hasta clientes o incluso invitados de forma ocasional. Para un adecuado control de estas flotas es necesaria la ingeniería de datos y soluciones digitales.

    Supongamos una flota de vehículos que no necesariamente duermen todos en una base. Muchos usuarios, diferentes estados del depósito de combustible o baterías, con necesidades de mantenimiento que están más cerca o más lejos, diferentes grados de utilización (kilometraje diario), estar en distintas ubicaciones, etc.

    A partir de cierto número de vehículos empieza a ser dificil de gestionar, por lo que una solución tecnológica que lo agrupe todo es una forma de ahorrar tiempo y dinero. Geotab, que ya contaba con tecnología puntera para controlar flotas, presentó recientemente su solución Keyless. Ya no hacen falta las llaves.

    A través de aplicaciones móviles compatibles o la tecnología NFC (comunicación de muy corto alcance) permite que los teléfonos móviles se conviertan en llaves para abrir, operar y cerrar los vehículos sin necesidad de telemandos ni llaves físicas. Los accesos se pueden dar y revocar de forma remota y en el acto.

    Esto supone una gran simplificación en la operativa, evitando todos los problemas relacionados con la entrega y devolución de llaves. Las aplicaciones potenciales son enormes y tienen consecuencias positivas en la experiencia de usuario y la tranquilidad de los gestores.

    Y no solo eso, la solución tecnológica sigue permitiendo el control de la flota de vehículos: dónde están, si tienen carga suficiente o están cargando, quién y cuándo lo ha usado, si hace falta comprobar presiones de neumáticos, etc. Esta información permite optimizar por ejemplo los procesos de carga para una mayor eficiencia. Hasta puede recibirse un aviso inmediato de posible accidente de tráfico.

    Gracias a esta información hay empresas que han reducido costes y aumentado eficiencia. Por ejemplo, empresas logísticas que tienen sus vehículos eléctricos menos tiempo ocupando cargadores, se aprovecha mejor la electricidad barata con discriminación horaria, el mantenimiento es más ágil, etc.

    Lo bueno de la solución Geotab Keyless es que tiene todo en uno, evitando implicar otras soluciones de flotas u otras aplicaciones. Además, es una plataforma escalable, cada cliente puede personalizarla a su gusto. Pensemos, por ejemplo, en una empresa de alquiler de coches por minutos que tanto abundan en algunas ciudades.

    Según la empresa, sirve en cualquier vehículo que disponga de telemando y puerto de diagnóstico OBD

    Toda la información se puede centralizar en una misma sala, teniendo de un vistazo todos los vehículos localizados en tiempo real y con los datos más importantes para su gestión. Los usuarios también pueden recibir ciertos datos, como dónde está un vehículo, si tiene suficiente gasolina o carga eléctrica, cuándo puede estar disponible o reservarlo, etc.

    De acuerdo a los números del estudio de Berg Insights (2019), había más de 50 millones de usuarios de servicios de car sharing en 2018, aunque puede haber solape de usuarios en distintos servicios. Los países más proclives a esta modalidad son Alemania, Italia, EEUU o Corea del Sur. En solo tres años (2023) se esperaban 227 millones de usuarios.

    Dichas cifras hay que contextualizarlas, son del mundo pre-COVID, y pueden verse alteradas por el miedo al contagio o que las empresas prefieran alquileres más largos para reducir costes de higienización y desinfección. Lo que está claro es que una creciente tendencia a no comprar coches, sino usarlos cuando se precise, apuntala este posible crecimiento.

    En el caso concreto de las plataformas de car sharing -así como de moto sharing- el modelo de negocio no termina de estar asentado, algunos operadores se han retirado por no ser capaces de competir, y esto, insisto, previo al contexto de pandemia de coronavirus. Aun así, las flotas de vehículos compartidos estaban creciendo casi a nivel exponencial.