¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Hacienda recuaudó 1.200 millones de euros menos en 2021 por impuestos a nuevas matriculaciones

    Hacienda recuaudó 1.200 millones de euros menos en 2021 por impuestos a nuevas matriculaciones
    2021 no fue un buen año para Hacienda con el automóvil Tim Reckmann (Flickr) CC BY
    Javier Costas
    Javier Costas6 min. lectura

    Respecto al último año de normalidad, 2019, Hacienda recaudó mucho menos con el impuesto de matriculación y el IVA por vehículos de nueva matriculación. Se debió a la reducción de las matriculaciones y la congelación del IM en el segundo semestre.

    Sumando todos los segmentos de automóviles, no solo turismos, en España se matricularon en 2019 1,3 millones de vehículos. Fue el último año sin problemas asociados a la pandemia de COVID (que empezó en China a finales de año) ni a la escasez que ha venido después de los confinamientos de 2020.

    El primer año COVID fue especialmente malo, con una caída de matriculaciones casi total en la mitad de marzo y abril. Así, el ejercicio terminó con 967.326 vehículos matriculados. Dicha caída fue importante, un 25,7%, por lo que también cayó la recaudación de impuesto de matriculación e IVA.

    Pero 2021 fue todavía peor, iniciados ya los efectos económicos de la pandemia, con otro 7% de caída de las ventas de vehículos y 898.872 unidades. Además, durante el primer semestre hubo un incremento generalizado de precios, dado que el impuesto de matriculación empezó a tener en cuenta las emisiones de CO2 en ciclo WLTP.

    Los políticos acordaron en el Congreso y el Senado cambiar levemente la normativa tributaria para compensar el incremento de WLTP (dado que mide las emisiones de forma más realista) durante el segundo semestre, pero no fue suficiente para compensar la caída de enero a junio. El impuesto de matriculación quedó «congelado», aunque la norma era la misma desde 2008.

    Los datos de recaudación de 2021 quedaron de esta forma: 467 millones de euros por impuesto de matriculación y 3.748 millones en concepto de IVA, sumando un total de 4.215 millones de euros. Respecto a 2019 son 1.200 millones de euros menos o un -29,6%, pero respecto a 2020 se compensó la caída de matriculaciones, fue un 6,9% más de recaudación.

    De no haberse aplicado la «congelación» del impuesto de matriculación, que elevó temporalmente los tramos del tributo al CO2, las ventas habrían caído más, y probablemente también se habría visto afectada la recaudación, aunque eso ya entra en el terreno de lo hipotético. ¿Y qué va a pasar en 2022? La patronal FACONAUTO calcula menos volumen que en 2021.

    Aunque la normativa tributaria no cambió en 2021, en la práctica aumentó el impuesto de matriculación al adoptar las emisiones de CO2 medidas por WLTP

    Durante la asamblea general de los representantes de los concesionarios y distribuidores dieron el siguiente dato: 830.000 matriculaciones, que es lo previsto para 2022. Son múltiples las razones que explican este nuevo retroceso, principalmente la incapacidad de los fabricantes de hacer frente a la demanda.

    El motivo es la interrupción frecuente de la cadena de suministro, tanto de materias primas como de componentes, lo cual ya estaba ocurriendo antes de la crisis en Ucrania por la invasión rusa, pero que evidentemente ha empeorado. Es fácil determinar que la demanda sobrepasa a la oferta, las listas de espera siguen aumentando.

    La falta de savia nueva en el parque automovilístico español ha agravado otro problema crónico, la edad media del parque. En 2020 se situaba en 13,2 años de media, y en 2021 se plantó en 13,6 años. A ojo de buen cubero, acabaremos 2022 con una media de 14 años, al menos hasta que la DGT limpie del Registro de Vehículos los zombies (ya destruidos, pero sin baja definitiva en el papel).

    Hay más demanda que oferta, tanto en vehículos nuevos como de ocasión

    FACONAUTO confía en que la implantación de zonas de bajas emisiones o ZBE en las poblaciones de más de 20.000 habitantes con problemas de contaminación o todas las de más de 50.000 habitantes (un total de 149 municipios que suman el 53% de la población) tenga un efecto rejuvenecedor de impacto limitado.

    Dicho impacto se limitará a aquellos conductores que dejen de poder circular por los centros urbanos y necesiten seguir haciéndolo, y que además puedan permitirse la compra de un vehículo más moderno. Pero será un paliativo más, lo que hay que hacer es limpiar las estadísticas de coches inexistentes y que la economía vuelva a niveles aceptables.

    El Plan MOVES proporciona ayudas para la compra de vehículos más limpios, pero su impacto sigue siendo limitado entre otras cosas por el proceso burocrático y que las ayudas pueden tardar un año en llegar al bolsillo del comprador. Poco después habrá que declarar la ayuda en el IRPF y devolver hasta un 43% en el peor de los casos.

    Fuente: FACONAUTO