¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    El IIHS demuestra un grave fallo del frenado automático de emergencia AEB

    El IIHS demuestra un grave fallo del frenado automático de emergencia AEB
    El frenado de emergencia detecta peatones y ciclistas y para el vehículo si es necesario
    Fran Romero
    Fran Romero4 min. lectura

    El frenado de emergencia con detección de peatones es uno de los cinco asistentes de seguridad a la conducción obligatorios para 2022. Un sistema que parará el vehículo si no respondemos a los avisos. Pero un estudio americano ha puesto en evidencia las importantes carencias del sistema.

    Una gran mayoría de los coches nuevos que ya se venden en el mercado disponen de diferentes asistentes de conducción. Entre ellos, el frenado automático de emergencia «AEB», algunos con detección de peatones y los más avanzados que también son capaces de detectar la presencia de ciclistas. Un sistema que avisa al conductor para realizar una frenada inmediata indicando pisar el freno o, de no atenderla, actúa por sí mismo deteniendo por completo el vehículo.

    Este es uno de los cinco asistentes de conducción que son obligatorios en todos los vehículos nuevos desde el 6 de julio de 2022. Pero, a pesar de que los laboratorios de la Unión Europea han demostrado su eficacia de funcionamiento, en realidad no es del todo fiable. El sistema consta de una cámara instalada en la parte superior del parabrisas y de un sensor de radar instalado que, dependiendo del modelo, se puede encontrar escondido detrás del emblema de la marca o en la parrilla delantera.

    IIHS prueba peatones
    Detalle de la prueba del frenado automático de emergencia de noche

    9 de cada 10 coches nuevos de 2021 cuentan con frenado de emergencia y detección de peatones

    Pero un estudio del IIHS, la agencia que se ocupa de la seguridad vial en Estados Unidos, ha puesto a prueba el sistema en diferentes condiciones y los resultados no son realmente los esperados, dejando al descubierto importantes carencias. Vaya por delante que el sistema dispone de un algoritmo que analiza la información captada por la cámara frontal y los sensores de radar para valorar si es determinante iniciar una frenada de emergencia. En ocasiones, los impulsos de radar fallan, pidiendo frenar inmediatamente sin ningún peligro inmediato.

    Los analistas americanos han podido comprobar cómo el sistema tiende a funcionar casi perfectamente durante la luz diurna, pero en condiciones de baja iluminación, deja mucho que desear. Las primeras horas del alba, las últimas del día y, por supuesto, por la noche, son también claves. La prueba se realizó en una pista y en oscuridad total sin iluminación vial, con luces de cruce y otra con las de carretera, y a una velocidad de 40 km/h, propia de una travesía y algo más alta que la urbana.

    Un muñeco simulando a un niño se cruzó en un momento determinado y el sistema falló en ambas ocasiones, dejando al maniquí tumbado sobre la pista. El asistente AEB ha demostrado su eficacia reduciendo las lesiones graves hasta un 30%, admite Jessica Cicchino, vicepresidenta de investigación de IIHS y autora del estudio, apuntando que «Desafortunadamente, también muestra que estos sistemas son mucho menos efectivos en la oscuridad, donde ocurren las tres cuartas partes de los accidentes fatales de peatones». Lo cierto es que el complemento perfecto es un opcional en muchos modelos, el Head-up Display que, gracias a su cámara de infrarrojos sí puede detectar la presencia de peatones durante la noche.

    Fuente: IIHS