¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Llega el racionamiento y la escasez de combustible a las gasolineras del Reino Unido

    Camión Volvo FMJohn Dickinson (Flickr)

    A la creciente escasez de camioneros que se viene dando en Europa últimamente, se suman los efectos del «Brexit» en el Reino Unido. El desabastecimiento está empezando a llegar a las gasolineras, supermercados y cadenas de restaurantes. Sin embargo, combustible, tener, tienen.

    Una de las consecuencias prácticas del «Brexit» es que se ha interrumpido la libre circulación de personas y de mercancías a ambos lados del Canal de la Mancha. Aunque finalmente no se han establecido aranceles, sí hay unos retrasos importantes a la hora de cruzar la frontera, en lo que a papeleo se refiere.

    Esos retrasos se han materializado en escasez puntuales de reposición de mercancías, especialmente en cuanto a frescos, y ahora llega a las gasolineras. Hoy hemos sabido que más de 5.500 de las 8.000 gasolineras británicas se han quedado sin combustible o están empezando a racionarlo a 30 libras por cliente, unos 35 euros.

    Aunque hay reservas suficientes y las refinerías funcionan con normalidad, no está llegando el combustible a las estaciones de servicio, sobre todo en las que están en zonas urbanas, y todavía es peor con las que no son abanderadas. En las largas rutas de momento no es un problema repostar.

    El ministro de Transporte, Grant Shapps, ha quitado hierro al asunto. Bajo su punto se vista la escasez de combustible se debe al efecto pánico y que se está produciendo un acaparamiento de combustible en los depósitos ante el temor de que no se pueda repostar después.

    «Si la gente se comporta con normalidad y llena [el depósito de] sus coches cuando lo haría normalmente, no habrá colas y no habrá escasez en los surtidores»

    El país no ha vivido racionamientos de combustible desde la década de 1970. El Gobierno del Reino Unido tiene un plan de contingencia -«Operación Escalin»- para poner a los militares a conducir camiones cisterna, pero carecen de la formación para manipular una mercancía de esa naturaleza.

    Si la situación persiste, más gasolineras se van a quedar sin productos que vender a sus clientes, salvo lo que tengan en sus tiendas. La falta de combustible puede dar lugar a no pocos problemas, y ya circulan vídeos de gente llegando a las manos con tal de poder repostar o llenar un bidón pequeño.

    Un problema que viene de antes

    ¿Pero por qué faltan tantos camioneros? Se han dado varios factores: jubilación de los existentes, reconversión a otras profesiones menos sacrificadas, problemas de expedición de licencias de conductores en la pandemia... y que ya no es tan fácil tener a conductores de Europa moviendo esos camiones.

    Aunque Downing Street ha aplicado dos parches, suprimir la ley de competencia de gasolineras, y expedir 5.000 visados de urgencia para extranjeros, eso no va a bastar. Hacen falta unos 100.000 camioneros para que no se interrumpa el suministro de las ciudades británicas.

    En el resto de Europa también empiezan a perderse vocaciones de camionero. Es una profesión muy solitaria, con largas jornadas fuera de casa y saltando de zona de servicio a zona de servicio, a veces teniendo que defender la mercancía de los ladrones... e insuficientemente pagada. Casi todo lo que se transporta es por carretera, el problema es muy grave.

    Según la Asociación del Transporte por Carretera del Reino Unido (RHA), las visas temporales solo rascan en la superficie del problema, no van a solucionarlo

    En el caso del Reino Unido, esto se veía venir. El tirar de mano de obra de Europa fue un parche para cubrir la escasez de conductores británicos que hagan ese trabajo. Ahora, perdiendo literalmente tiempo y dinero mientras se resuelve el papeleo en el salto fronterizo -no está pagado-, normal que falten camioneros.

    Poco a poco, la población británica se va dando cuenta de qué significó exactamente haberse separado de la Unión Europea. De hecho, en algunas gasolineras hay carteles del tipo: «Si votó por el Brexit, póngase a la cola». Ni los conductores militares ni expedir 5.000 visados -de tres meses de duración- van a solucionar el problema.

    Las cadenas logísticas que sostienen nuestro modo de vida son más frágiles de lo que pensamos. Faltan años para que los camiones autónomos solucionen parte del problema, hay que afrontar a nivel europeo solucionar la falta de camioneros. Su profesión tendrá que volverse más atractiva, o veremos cosas como las que se viven en el Reino Unido.