¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Los consumos con ciclo WLTP pueden ser un 30% inferiores a los reales, según la OCU

    Los consumos con ciclo WLTP pueden ser un 30% inferiores a los reales, según la OCU
    Javier Costas
    Javier Costas5 min. lectura

    Aunque el ciclo de medición de consumos y emisiones vigente, WLTP, es mucho más realista, sigue habiendo desviaciones muy significativas entre lo que se supone que gasta un coche nuevo (en ficha) y lo que gasta en el mundo real.

    Gracias al proyecto europeo MILE21, cofinanciado por el programa LIFE de la Unión Europea, los conductores tienen una herramienta más para conocer la realidad sobre los consumos de los coches, tanto para comprar uno como para analizar los de uno propio.

    La organización de consumidores española OCU, que participa en el proyecto, ha cruzado datos para comprobar las desviaciones de consumo respecto a lo declarado en la ficha técnica. En la plataforma participan más de 8.000 usuarios, que anotan los consumos reales de sus coches.

    Esta plataforma tiene un funcionamiento similar a Spritmonitor.de, una conocida plataforma a nivel europeo donde se anotan estos datos desde hace años. Es una fuente más de las que se usan en este tipo de estudios, ya que los fabricantes, en este sentido, colaboran poco.

    Por mucho que se hayan mejorado los procedimientos de contabilidad para consumos y emisiones, hay muchas variables que afectan negativamente a los consumos reales. Puede ser tan simple como que el propietario tiende a circular a velocidades medias superiores.

    MILE21 tiene un recorrido de 9 meses, a través de los cuales se han recopilado datos para los cuatro ejemplos aportados por la OCU. En los tres primeros casos -ver tabla superior- la desviación es más alta por ser ciclo NEDC. El XC90 sí tiene homologación WLTP.

    MILE21 anota datos de consumo de modelos vendidos a partir de 2013

    OCU matiza que usando técnicas de conducción eficiente el consumo puede bajar un 5%, pero por experiencia (y hablo de 16 años poniéndola en práctica) los potenciales ahorros son superiores, muy superiores. Evidentemente, también se hace un menor daño al medio ambiente reduciendo el consumo, especialmente hablando de sustancias tóxicas (PM, HC, NOx, etc.).

    Tomando un ejemplo al azar, me fijo en el SEAT León 1.6 TDI 110 kW (150 CV), actualmente a la venta, de normativa de escape Euro 6d-TEMP, cambio automático y modelo 2020 en adelante. En MILE21 arroja una media de consumo de 5,7 l/100 km (la misma de Spritmonitor.de con nueve ejemplares), los datos oficiales son de 4,6 a 5,2 l/100 km según WLTP.

    En este caso la diferencia no es tan exagerada como la del XC90, pero nos sirve para apuntalar la teoría de que WLTP, pese a ser un ciclo de medición más realista, no puede reflejar nuestra realidad personal, y que es un dato principalmente orientativo.

    Los fabricantes lo tienen mucho más difícil para ofrecer datos artificialmente bajos (lo que pasaba con NEDC), ya que el procedimiento es más riguroso y tiene en cuenta el uso del climatizador, peso ligado al equipamiento extra, velocidades medias más altas, y desde luego aceleraciones más parejas a las del mundo real.

    SEAT León con acabado Style (2020)

    No obstante, siempre hay que cotejar el consumo reflejado en la ficha técnica (que es el que importa a efectos de impuestos) respecto a mediciones de medios especializados -como Motor.es- o bases de datos colaborativas en la que los mismos dueños informan de sus consumos a pie de surtidor.

    Esto permite una previsión mucho más realista del consumo del vehículo y el coste que va a tener mes a mes a la hora de echar combustible. Y dado que los precios son los más altos desde principios de la década pasada, se pueden usar para un cálculo tirando a pesimista.

    Finalmente, recordar que la conducción eficiente puede reducir el consumo, qué duda cabe, pero incluso practicando al dedillo todos los consejos puede darse el caso de que no se pueda igualar el consumo oficial según ciclo WLTP. También puede pasar que se rebaje sustancialmente, eso sí, renunciando a todo tipo de prisas.

    Fuente: OCU