¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Mi coche está más bajo de un lado ¿qué le pasa?

    Es un síntoma de avería de un componente de la suspensión.

    Si notas que tu coche está más bajo de un lado que del otro, es un síntoma de avería. Tienes algún problema con la suspensión que puede ir desde una fuga en los amortiguadores hasta una avería específica de un brazo de suspensión.

    Es posible que detectes un cierto desnivel en el vehículo; si tu coche está más bajo de un lado que del otro, es muy posible que estés ante un síntoma de avería. Y específicamente, de una avería relacionada con la suspensión del coche. Ahora bien, las comprobaciones tienen que hacerse siempre en terreno llano, como es evidente, y con el vehículo 'en vacío', porque sino podrías encontrar variaciones que realmente no existen.

    Un coche desnivelado: ¿por qué está más bajo de un lado que del otro?

    Si el vehículo está en correcto estado; o más bien, si la suspensión del coche está en correcto estado, debería estar perfectamente nivelado. Esto quiere decir que, en una superficie llana, el lado derecho estará a la misma altura que el izquierdo, y viceversa, tanto en la parte delantera como en la trasera del vehículo. Siempre y cuando esté descargado, evidentemente, porque el peso en el interior puede modificar esta situación.

    Una avería en la suspensión puede suponer un grave riesgo para la seguridad.

    Si notas que el coche está más bajo de un lado, se trata de un síntoma de avería. Puedes notar que se inclina hacia un lado, o que la parte delantera -o la trasera- está más hundida que la otra. Pero ¿a qué se debe esto? Se puede deber a que exista una fuga en los amortiguadores -en uno de ellos o en varios-, o bien en las esferas, en el coche de vehículos que cuentan con suspensión hidroneumática, neumática o de aire.

    Este anterior es un problema que, como verás, puede afectar únicamente a algunos tipos de vehículos, en función de las características específicas de su sistema de suspensión. Ahora bien, pueden darse casos también en los que uno de los brazos de la suspensión, por un impacto, se haya podido deformar, doblar o incluso llegar a partir. Y esta, sin lugar a dudas, es una avería muy grave.

    Además de prestar atención a la suspensión del vehículo en cuanto a la nivelación del mismo, también deberíamos prestar atención al comportamiento de la dirección y fijarnos en si existe algún tipo de ruido anómalo durante la conducción. Todos estos síntomas pueden ayudarnos a identificar el problema, pero lo mejor es acudir lo antes posible a un taller para que puedan detectar la avería y ponerle solución lo antes posible.