¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

El MINI de BMW cumple 15 años

13

El simpático utilitario inglés ya lleva 15 años entre nosotros, habiéndose vendido más de 2,5 millones de unidades en 110 países del globo. Cuando BMW adquirió Rover Group, hace 21 años, no sospechaba lo lejos que podría llegar el MINI.

Hoy se cumplen 15 años desde el inicio de la producción de la nueva MINI, que se ha convertido en una marca con identidad propia tras pasar de un modelo a una completa gama de coches cortados por un patrón común: son originales, divertidos de conducir, y muy personalizables.

Pero antes de seguir, tenemos que dar un salto atrás en el tiempo. En 1994 BMW adquiere Rover Group, antes en manos de British Aerospace. Los alemanes no tardan en empezar a desarrollar un reemplazo moderno del MINI clásico, y el rediseño comienza un año después. Al cabo de seis años, la parte de Rover se vendió, y BMW se quedó con MINI.

Tras la ruptura con Rover Group, que se vendió por una simbólica cantidad de 10 libras, BMW puso patas arriba la fábrica de Cowley para dar lugar a Plant Oxford, en un proceso que duró 13 meses. Allí se fabricarían los nuevos MINI en lo sucesivo. Fue el emplazamiento original donde se fabricó la primera generación, el Morris Mini-Minor.

Un buen día como hoy, hace 15 años, se fabricaron estos MINI

La primera unidad fue un MINI Cooper en color Rojo Chili, con línea de contraste blanca y retrovisores blancos. El MINI fue uno de los primeros coches del mercado que permitían elevadas cotas de personalización, más allá del color de carrocería. Los vinilos y las piezas coloreadas hacían más difícil ver en la calle dos MINI iguales.

Era muy pequeñito, solo 3,63 metros de largo, 1,69 metros de ancho, y 1,42 metros de alto. La primera generación tenía motores Tritec, desarrollados conjuntamente con Chrysler, y se adoptó posteriormente el 1.4D (1ND-TV) de origen Toyota para las versiones diésel. Los Tritec se utilizaron hasta 2007, luego el aliado tecnológico fue PSA Peugeot Citroën.

Para BMW, el MINI suponía un completo cambio de filosofía: motores transversales, tracción delantera y carrocerías muy pequeñas. Hoy día BMW y MINI comparten muchísimo, de hecho, hay modelos de la marca principal que usan la misma plataforma que MINI, y eso era impensable hace 15 años. Lo mismo respecto a un BMW de tracción delantera.

MINI de primera generación

Oxford ha producido ya 2,5 millones de MINI, casi la mitad del volumen de producción del modelo clásico durante varias décadas. Desde el principio MINI fue un producto de éxito, en menos de un año se tuvieron que invertir 100 millones de libras para aumentar la producción un 20% y cumplir así con la demanda. De 2.400 empleados ha pasado a 4.500.

Desde 2006 MINI tiene a su disposición tres centros de producción en la misma zona

Oxford Plant construye los chasis, pinta los coches, y realiza el ensamblaje final. Las planchas prensadas vienen de Swindon, donde Honda tiene también fábrica. Los motores vienen de Hams Hall. Desde el año 2000 hablamos de 1.750 millones de libras en inversión.

La primera generación solo tuvo dos variantes de carrocería, MINI Hatch y MINI Cabrio. A partir de 2006, con la segunda generación, no pararon de llegar variantes: Clubman (2007), Countryman (2010), Coupé (2011), Roadster (2012)... El Countryman no se produce en Reino Unido, Magna Steyr lo hace para BMW.

MINI de tercera generación

En la tercera generación, la panoplia de modelos se ha reducido para atender a las mayores tendencias de mercado, y prestando menos atención a los nichos. Ya tenemos el tres puertas, cinco puertas y Clubman. Ha crecido en todos los sentidos, pues los clientes demandaban más espacio, y se ha convertido en algo más generalista.

Los MINI pueden ser First, One, Cooper, Cooper S y John Cooper Works. Cada modelo de MINI tiene un guiño a su historia. A fin de cuentas, el MINI clásico es el coche británico más conocido en el mundo, y el que más se ha vendido de toda la industria británica del automóvil. En los años 50, cuando se empezó a vender, fue toda una revolución por el excelente aprovechamiento del espacio.

A día de hoy, MINI se fabrica en varias fábricas del mundo, pero Plant Oxford sigue siendo el sitio principal. Es un orgullo para los británicos, y todo un caso de estudio de buena decisión empresarial por parte de BMW. Los utilitarios Premium empezaron en cierto modo con MINI.

Noticias relacionadas

El MINI de BMW cumple 15 años
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto