¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

El Mobility Car Experience 2020 queda aplazado indefinidamente

Pabellón de Mercedes-Benz de Madrid Auto 2018Archivo IFEMA

El anteriormente conocido como el Salón del Automóvil de Madrid se ha rebautizado varias veces. Su último título es "Mobility Car Experience" y se suma a la ristra de eventos pospuestos o cancelados a causa de la pandemia del coronavirus.

A principios de año se anunció cómo sería el formato del Salón del Automóvil de Madrid, renombrado para la ocasión como Mobility Car Experience 2020. Como es tradición, el salón madrileño se alterna con el de Barcelona, allí los años impares y en Madrid los pares. Lo describieron como "un formato completamente innovador".

Por entonces ya estaba pululando el coronavirus principalmente en China y su provincia de Hubei, y el mundo no le terminaba de dar importancia al desastre que se avecinaba. Total, era una "gripe más" y de las anteriores pocos se acordaban fuera del ámbito sanitario o epidemiológico.

Lo del ébola nos sonaba de lejos. Una enfermera que se contagió atendiendo a dos misioneros repatriados de África -que fallecieron en España-, un perro sacrificado y distintos políticos y colectivos animalistas pidiendo responsabilidades. Solo unas pocas voces avisaron de que la "gripe de Wuhan" iba a poner el planeta patas arriba.

Las fechas previstas para la celebración del Mobility Car Experience 2020 eran del 5 al 10 de mayo en el recinto ferial de IFEMA en el Campo de las Naciones (Madrid). Un espacio donde hay sitio de sobra para instalar muchos expositores, recibir un público numeroso y con posibilidad de llevar cientos de coches para concertar pruebas.

Tras unos días de incertidumbre, y con el Congreso debatiendo la extensión del estado de alarma otros 15 días, no parece que esté el horno para bollos. Aunque pueda vislumbrarse el fin de las restricciones para esas alturas del año, nada puede darse por seguro a tenor de los datos epidemiológicos.

Ahora mismo IFEMA está sirviendo para acoger hasta a 1.500 personas sin hogar que no pueden confinarse y, a atender a hasta 5.000 personas que el saturado sistema sanitario no sea capaz de absorber. Con la ayuda de la Unidad Militar de Emergencias, el improvisado hospital se ha puesto en servicio antes que los que se levantaron en Wuhan con módulos prefabricados en solo días.

La organización no ha dicho cuándo se podría celebrar la feria, pero ha indicado que se están buscando fechas alternativas con los fabricantes y que pueda haber "un entorno de celebración más favorable, alineado con los propios objetivos de este evento". En otras palabras, que también se trata de vender coches.

IFEMA canceló todas las ferias de marzo y abril, se aplazan como mínimo a junio y julio

¿Qué tenía de especial la edición de 2020? Tras haber probado distintos enfoques en el pasado, unos más comerciales y otros más orientados hacia la propulsión alternativa, el Mobility Car Experience pretendía ser un lugar en el que los clientes pudiesen exponer sus dudas y comprobar cuántas opciones están a su alcance.

Antes de que el COVID-19 golpease las sociedades y las economías de Europa, el automóvil ya había entrado en una fase de confusión -especialmente para los clientes- por el derrumbe de algunos esquemas mentales fijos: gasolina o diésel, compra o leasing/renting, nuevo o usado... El MCE quería arrojar algo de luz a todo esto.

Los asesores comerciales del evento se encargarían de orientar acerca de las distintas modalidades de propulsión, desde el binomio gasolina/diésel hasta los eléctricos puros, las formas de disfrute, financiación y compra, sistemas de infoentretenimiento, asistentes a la conducción, etc. Tanta tecnología y variedad no ha sido asimilada por el gran público.

Obviamente el MCE contaría con muchos coches de prueba para tentar a los clientes y que dejasen fianzas o señales para quedarse alguna unidad o reservar la suya de stock. La orientación del evento sigue siendo comercial, pero con un mayor factor didáctico, no apostando a que la clientela viene con los deberes hechos desde casa.

Como fecha probable podríamos estar hablando de septiembre

La cita aplazada formará parte de los esfuerzos del automóvil en España para recuperarse del mazazo en sus cuentas que supondrán las fábricas paradas, los concesionarios cerrados, la posventa al ralentí (solo emergencias) y un importante impacto económico en las clases medias y de menores ingresos. El sector ya descuenta que 2020 será muy mal año en lo comercial.

Noticias relacionadas

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto