¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    ¿Me pueden multar por poner la música alta en el coche?

    La música alta en el coche se puede multar según la ordenanza municipal establezca.

    La multa por poner la música alta en el coche puede ir desde los 100 hasta los 3.000 euros según el nivel de ruido y contaminación acústica. La cuantía de la multa depende de la ordenanza municipal, luego en cada sitio puede tener un importe distinto.

    Entre los jóvenes es más habitual la música alta en el coche. Y en circunstancias como la circulación, donde puede suponer un peligro por el riesgo de no escuchar correctamente el entorno, pero también con el coche parado. Sí, como si se tratase de una 'discoteca móvil'. Y tanto una como otra, en definitiva poner la música alta en el coche, pueden conllevar una multa.

    La multa dependerá de la ordenanza municipal, en función del lugar en el que se cometa la infracción, pero lo habitual es que se registre la infracción por contaminación acústica. Es decir, que sería aplicable mucho más allá del volumen desproporcionado de la música en el vehículo. Pero en este caso ¿de cuánto es la multa? Y por supuesto ¿cuáles son los márgenes a tener en cuenta?

    La normativa persigue a quienes usan el coche como 'discoteca móvil'.

    Multa por contaminación acústica: llevar la música alta en el coche se paga

    En función de la ciudad, las limitaciones en cuanto al nivel de ruido varían. La referencia suelen ser 87 dB y, en función de la medida en que se exceda, la multa a aplicar será mayor o menor. En el caso de Madrid será de 90 euros por superarlo en 4 dB, de 300 euros por hasta 7 dB y 600 euros en adelante. Pero las multas, en función del Ayuntamiento, pueden llegar hasta los 3.000 euros.

    A lo largo de los últimos años se han establecido nuevas sanciones en este sentido y el horario de referencia es de 22:00 a 8:00 horas. Es importante conocer la normativa específica del municipio y, en cualquier caso, tener en cuenta que para la aplicación de este tipo de sanciones, por la música demasiado alta o, en definitiva, por hacer ruido considerado como contaminación acústica, no tiene por qué utilizarse un sonómetro.

    Si bien es cierto que el sonómetro hará que no podamos recurrir la multa -o que sea mucho más complicado de recurrir de forma satisfactoria-, la simple denuncia de un agente de la autoridad sería suficiente. Por supuesto, otras prácticas que es habitual vayan ligadas a la música alta en el coche, como el botellón por la noche, también se pueden multar según corresponda.