¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    El nivel 5 del Autopilot de Tesla no está ni siquiera cerca, según diversos expertos

    Niveles de conducción autónoma actualizados en 2018Society of Automotive Engineers

    Uno de los pilares comerciales de Tesla reside en su sistema Autopilot, un sistema de conducción semiautónoma de nivel 2, que podría -según la marca- evolucionar a un nivel 5 porque los modelos más modernos disponen de todos los sensores y capacidad de computación necesaria. Los expertos piensan otra cosa al respecto.

    En un artículo anterior nos hicimos eco de unas palabras de Elon Musk, CEO de Tesla, al respecto del nivel 5 de conducción autónoma: «Confío plenamente en que el nivel 5 o la conducción autónoma va a ser realidad, y creo que será muy rápido». Y se refería a este año, el 2020. Lo dijo en la pasada World Artificial Intelligence Conference (WAIC) de Shanghai.

    ¿Qué es el nivel 5? Según la escala del SAE (Society of Automotive Engineers) de Estados Unidos, la capacidad de conducir del punto A al punto B en cualquier condición reproducible del tráfico y sin ninguna intervención humana. Nadie lo ha conseguido hasta ahora, y no parece que vayamos a verlo pronto.

    Es más, hay expertos que afirman que nunca veremos un nivel 5 de conducción autónoma, de la misma forma que no todos los conductores humanos son capaces de hacer eso. A estas alturas del año pasado John Krafcik dijo que «El nivel 5 tiene un poco de mito», y ese señor es el CEO de Waymo, una empresa que compite en la carrera por la conducción autónoma.

    El Autopilot de Tesla sigue siendo un asistente avanzado para la conducción, nivel 2 según SAE

    Pero aunque la opinión general de la industria va en dirección contraria, Elon Musk está ahora mismo en el Olimpo de los dioses. Su empresa está totalmente fuera de control en bolsa. Desde enero ha multiplicado su cotización por cuatro y solo hoy ha pasado de 1.500 a casi 1.645 dólares. Una locura.

    Desde luego los inversores dentro de poco le podrán atribuir a Elon Musk capacidades de sanación, andar por encima de las aguas, o que uno de sus coches sea capaz de ir de un punto A a un punto B (entendamos que con firme asfaltado) y llegar ocurra lo que ocurra. Ahora introduzcamos unos bocaditos de realidad.

    Por ejemplo, el principal analista de Guidehouse Insights, Sam Abuelsamid, lo sentencia con un concepto simple en Automotive News. Ningún Tesla con capacidad de conducción autónoma de fábrica (por los sensores que lleva) es capaz de limpiar dichos sensores por sí mismo, por lo que en determinadas condiciones metereológicas no podría proseguir la marcha.

    Desde 2016 Tesla ofrece en los Model S y Model X la futura capacidad de conducción autónoma, a falta del software necesario

    Es decir, que ahondando en el concepto de la conducción autónoma de nivel 5, el propio vehículo tendría que poder salvar al menos una situación tan simple como esa. Imaginemos cómo sería conducir con lluvia sin limpiaparabrisas. Sería especialmente complicado, así que poca gente conduciría si no hiciese al menos buen tiempo.

    El mismo analista considera que el hardware de conducción autónoma con el que los Tesla han salido de fábrica desde 2016 no son suficientes para una autonomía total. Hablamos de cámaras trasera, frontal y laterales (360 º), un radar frontal con 160 metros de alcance y 12 sensores ultrasónicos.

    Missy Cummings, directora del laboratorio de humanos y autonomía de la Universidad de Duke, cree que Musk se refiere al nivel 4 de autonomía, en el que el coche es capaz de hacer casi todo, pero que puede pedir intervención humana en situaciones puntuales. Es más, Cummings cree que Tesla ni siquiera llegará al nivel 4. Así se expresó en la cadena KCBS (enlace no accesible desde la UE).

    La creencia de que el sistema Autopilot es capaz de conducir -a día de hoy- solito ha llevado a confusión a muchos clientes, algunos han confiado sus vidas al mismo, y una minoría ha perecido. A ambos lados del Atlántico han surgido voces diciendo que es publicidad engañosa o confusa. De hecho, en Alemania se ha sentenciado eso, que Tesla está confundiendo a los consumidores.

    Hasta que Tesla no disponga de esa tecnología, si es capaz de ofrecerla, Elon Musk no debería seguir inflando las expectativas, que están tan por las nubes como las acciones de la empresa. Seguramente Musk sabe que si admite que este año ningún Tesla podrá conducir solo, puede haber un pequeño desplome bursátil.

    De momento está relativamente protegido, una cosa es decir que cree que la tecnología llegará pronto, y otra distinta que la tenga o que la vaya a poner en producción. Mientras tanto varias vacas sagradas de la automoción están abandonando sus planes de vehículos completamente autónomos. ¿Quién se equivoca, Elon Musk, o todos los demás?

    Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto