Los pick-up americanos usan cada vez más gasóleo

El mercado norteamericano cada vez tiene más oferta de motores diésel para camionetas o pick-up. No son aptas para cualquier profesional, pero interesantísimas para los que lleven grandes cargas o tiren de pesadísimos remolques. La F-150 ha sido la última en llegar.

2018 Chevrolet Silverado HD

Mientras que en Europa es realmente difícil de pensar en un pick-up a gasolina, en Estados Unidos ese debate existe. De hecho, todas las pick-up a la venta tienen motores de gasolina, los diésel son minoritarios pero están ganando cuota de mercado. El Dieselgate importa poco en esta categoría.

Los pick-up son muy populares en Estados Unidos, y su clientela es muy diversa: profesionales puros, para uso particular/turismo, para servicios (p.e. quitanieves o grúas), para tuning y competición, etc. Dentro de esa gran diversidad, hay un nicho de mercado donde el motor diésel es especialmente goloso.

En ese país el tipo de pick-up que se lleva es grande o gigantesco, luego se pueden dividir en light duty o heavy duty en función de sus capacidades de carga o remolcado. En el segmento heavy duty (HD) hay varios modelos diésel V8 con más de 6 litros de cilindrada, en más de un caso con cifras de par máximo que rebosan ampliamente los 1.000 Nm.

2018 Ford F-150

Los motores diésel de menor potencia los encontramos en los pick-up Chevrolet Colorado y GMC Canyon. General Motors monta en ambos modelos el 2.8 Duramax de 181 CV, de cuatro cilindros. Sus 500 Nm de par máximo no son para tomarlos a cachondeo, puede remolcar prácticamente 3.500 kg.

Ciertamente los motores diésel no sorprenden tanto por su potencia máxima (CV), sino por su par máximo (Nm). A la hora de mover mucho peso, ya sea en la bañera o tirando de un remolque, el par es decisivo y ahí los motores gasolina están en desventaja. Además, el consumo es claramente inferior, no solo por ser diésel, sino por aguantar mejor grandes esfuerzos.

De hecho, el diferencial diésel/gasolina se amplía mucho hablando de grandes esfuerzos, es por eso que hay tan pocos todoterrenos gasolina y poquísimos industriales que usen ese combustible a este lado del Atlántico. Como en EEUU la diferencia de precio de los combustibles es menor, las cuentas no salen automáticamente a favor del motor diésel.

2017 RAM 2500

Tengamos en cuenta que en Europa el gasóleo tiene una carga fiscal generalmente inferior a la gasolina, lo cual hace que sea el combustible favorito de los industriales ligeros y pesados. Pero el precio del combustible no lo es todo, son más caros de adquirir y por supuesto de mantener.

Además, los diésel tienen en contra la dificultad de arrancar en invierno en algunos estados, con temperaturas muy por debajo de 0 grados Celsius. Para compensar esa debilidad, algunas pick-up tienen un precalentador del bloque eléctrico, pero requieren -irónicamente- un enchufe cerca.

También pueden tener problemas de refrigeración en los estados del sur, especialmente en grandes esfuerzos, por lo que la ventilación del motor es un aspecto clave. No olvidemos tampoco el esfuerzo de los frenos, los heavy duty Diesel disponen de frenos retardantes obligando al turbocompresor a dar presión inferior a la estándar. De esa forma los frenos convencionales se utilizan menos de lo que deberían.

Nissan Titan-XD

Hasta que los pick-up eléctricos sean competitivos en este sentido, aún queda mucho que decir en motores diésel. Los brutales V8 de más de 6 litros en segmento heavy duty tardarán en ser emulados. Algunos fabricantes recurren a motores diésel industriales de origen externo, como el caso de Cummins, otros han hecho desarrollos internos como Ford o FCA.

En algunos casos, como el del RAM 1500, los motores diésel no están disponibles para los model year 2018-2019 por problemas en la homologación. La EPA está más sensibilizada desde el Dieselgate y los pick-up también han de superar las estrictas normativas anticontaminación. Desde luego, son motores en los que la ecología se queda en un segundo plano.

Tienen pendiente los fabricantes asiáticos ofertar diésel en los pick-up, únicamente el Nissan Titan-XD tiene una propuesta diésel y con motor Cummins. Los big three de Detroit (FCA, Ford y General Motors) ya se han aplicado el cuento y disponen de motores diésel tanto en modelos light duty como heavy duty.

Tasa tu coche. ¡¡Gratis y sin compromiso!!

El redactor te recomienda

Noticias relacionadas

Más leídas
Más comentadas

¿Qué te parece el nuevo diseño?

Tú opinión nos importa.

Un pequeño formulario con nombre opcional, e-mail opcional y el comentario.

×
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto