¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

El último Porsche 550 RS Spyder a la venta, la historia del primer matagigantes

15

El 550 Spyder no solo fue el primer deportivo de competición lanzado por la marca, además, fue el primer Porsche en obtener una victoria absoluta en una prueba, la Targa Florio de 1956.

En septiembre será subastado el ejemplar que cuenta con el último número de bastidor documentado, el 550-0090, de solo noventa ejemplares esnsamblados.

Porsche 550 RS Spyder #550-0090, el último 550 documentado.

El Porsche 550 RS Spyder es tristemente conocido por ser el vehículo que pilotaba James Dean en el momento de su muerte. Apodado “Little Bastard”, el plateado roadster que lucía el número 130 se estrellaba contra un Ford Custom cuando el actor se dirigía a una carrera el 30 de septiembre de 1955. De número de bastidor 500-0055, el pequeño Spyder de Dean ha eclipsado la gran historia del modelo, uno de los más destacados de la historia de la marca.

Desarrollado por la marca alemana para destinarlo a competición, su nombre se debe a su propio nombre de proyecto, type 550. Anteriormente a este, el proyecto type 549 se correspondió con el desarrollo de una transmisión destinada a camiones.

El primero de los noventa 550 fabricados que se presentaron en una carrera ya logró ganar en su categoría, en Nürburgring en 1953. Y fue precisamente un 550 Spyder el que consiguió la primera victoria absoluta en una carrera importante para Porsche, la Targa Florio de 1956, con la última evolución del modelo, el 550A y los pilotos Umberto Maglioli y Huschke von Hanstein a sus mandos.

Su escueta altura es evidente.

Victoria que volvió a repetir en 1959 y 1960 su sucesor, el estilizado 718 Spyder, que fue incluso más exitoso que su predecesor.

En total, los ejemplares del 550 Spyder lograron 95 victorias absolutas y 75 victorias de categoría sobre un total de 370 carreras disputadas. Cifras más que llamativas para un pequeño deportivo de aluminio que disponía de un simple motor de cuatro cilindros plano de 1.5 litros y 110 caballos.

En 1954 los 550 Spyder quedaban tercero y cuarto de la general de la Carrera Panamericana con Hans Hermann y Jaroslav Juhan a sus mandos, venciendo en la categoría Sportt hasta 1500 c.c., la segunda vez que esta prueba contaba para el Campeonato del Mundo de Constructores, lo que la revista Road and Track describió como “...habían 75 coches con motores más grandes en esa carrera, y Hermann venció a 73 de ellos”. Como curiosidad, esa edición la vencía Unberto Maglioli sobre un Ferrari 375 Plus Pinin Farina, siendo segundos Phil Hill y Ritchie Ginther con un Ferrari 375 MM Vignale.

Las líneas traseras era la manera que tenía la factoría para distinguir los ejemplares desde boxes.

La federación norteamericana SCCA (Sports Car Club of America) no aceptó los 550 Spyder como vehículos deportivos de producción, incluso con su techo de lona y todo el equipamiento necesario para poder homologarlo para carretera no eran considerados como verdaderos turismos. Tiempo después, los mismos integrantes de la federación confesaron que habían prohibido al 550 Spyder para darles a los demás una oportunidad.

El secreto del 550 Spyder no era otro que su escueto tamaño y su exiguo peso, de tan solo 590 kilos en seco y de unos 640 kilos en orden de marcha. La razón de su ligereza no se debe solo a su escueto tamaño, con una altura realmente exigua de 101.5 cms, además, estaba fabricado mayormente de aluminio. Sobre un bastidor de tubos de acero, encontramos una carrocería realizada en chapas de aluminio, material que se extendía también al pequeño motor de cuatro cilindros horizontales situado en el centro, ya que tanto su bloque como su cabeza estaban realizados de este ligero metal.

Por tanto, sus 110 caballos le permitían una velocidad máxima en torno de los 220 km/h, necesitando solo 7 segundos para alcanzar los 100 km/h partiendo desde parado. Su poco peso, baja altura y el centrado del motor permitían además que dispusiera de una gran maniobrabilidad, que convertían al pequeño roadster alemán en toda una flecha. Aunque a pesar de su potencial, contaba con los habituales frenos de disco en las cuatro ruedas.

El ejemplar de Jerry Seinfeld vendido por 5.35 millones de dólares.

De los 90 ejemplares que salieron de la fábrica alemana, unos 43 pertenecían a clientes particulares, no destinados en principio a competición. Actualmente, este es uno de los modelos de la marca más valorados. En marzo de este mismo año Gooding and Company vendía por 5.35 millones de dólares un ejemplar de 1955 perteneciente a la colección particular del cómico Jerry Seinfeld. De número de bastidor 550-0060, este magnífico ejemplar solo había tenido tres propietarios en su larga vida, y contaba con tan solo 10.500 kilómetros en su marcador.

El próximo mes de septiembre será subastado otro de estos raros ejemplares durante la celebración del Goodwood Revival, en Gran Bretaña. Una unidad de 1956 que cuenta con la extraña particularidad de encontrarse en perfecto estado a pesar de lo haber sido restaurado nunca, circunstancia que no se suele dar con vehículos de más de medio siglo de vida.

Este ejemplar, que recibió el premio a la originalidad FIVA en el Pebble Beach Concours d'Elegance de 2010, dispone por tanto de unas estimaciones que sitúan su precio entre los 5.40 y los 7.14 millones de euros, un precio considerablemente más elevado que los 4.72 millones de euros que se pagaron por el ejemplar azul de Jerry Seinfeld.

Su carrocería de aluminio lo volvía un peso pluma.

La originalidad es tal que la casa que lo subasta, Bonhams, lo describe de esta manera en su nota de presentación:

"El Porsche 550 RS Spyder 1956 que se ofrece es tan original, que se podría viajar en el tiempo sesenta años y encontrarlo casi en las mismas condiciones. Está exactamente cómo un 550 se habría podido ver, oler y sentir como cuando James Dean compró su famoso ejemplar en 1955."

Identificado con el número de bastidor 550 0090, su numeración delata que este oficialmente es el último 550 Spyder documentado que fue fabricado, aunque la casa de subastas ni siquiera menciona el hecho en su presentación. Este, salía de la factoría alemana el 29 de junio de 1956. Lo cual puede ser incluso un acicate para los coleccionistas, dada la particularidad de ser el último de los pocos que fueron ensamblados.

Fotos: Bonhams

Fuente: Bonhams

El último Porsche 550 RS Spyder a la venta, la historia del primer matagigantes
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto