¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    ¿Qué cubre un seguro 'a todo riesgo' para coche?

    Esto es lo que un seguro a todo riesgo cubre con mayor frecuencia.

    El seguro a todo riesgo cubre daños propios por definición, pero también suelen incluir responsabilidad civil voluntaria, rotura de lunas, robo o incendio del vehículo, asistencia en carretera, defensa jurídica, multas, retirada de carnet, reclamaciones de daños y un vehículo de sustitución.

    La diferencia entre un seguro a terceros y un seguro a todo riesgo, a priori, está en que el primero se limita a cubrir los daños a terceros; el 'a todo riesgo', sin embargo, también cubre los daños propios. Esta es la diferencia por definición, pero ¿qué significa exactamente que cubra los daños propios? O, más concretamente ¿qué cubre un seguro a todo riesgo? Esa es la pregunta habitual que nos hacemos.

    El precio de un seguro está condicionado por muchos factores, pero indudablemente una de las variables críticas son las coberturas. Cuantas más, más cara será la póliza. Es por eso que, también por definición, un seguro a todo riesgo es más caro que una póliza a terceros manteniendo iguales el resto de variables.

    La cobertura de daños propios es la diferencia básica del seguro a todo riesgo.

    ¿Qué cubre un seguro de coche a todo riesgo?

    Aunque la base de un seguro a todo riesgo es la cobertura a daños propios como decíamos, evidentemente hay más coberturas en el seguro 'todo riesgo' y son las siguientes:

    • Daños propios del vehículo.
    • Conductor.
    • Responsabilidad civil ampliada.
    • Rotura de lunas.
    • Robo e incendio del vehículo.
    • Asistencia en carretera, retirada de carnet y multas.
    • Defensa jurídica y reclamaciones de daños.

    Las anteriores son las coberturas típicas del seguro a todo riesgo, pero la base es siempre la de daños propios y partiendo con franquicia para el precio mínimo. Por otro lado, no son las únicas posibles sino que además hay aseguradoras, y pólizas específicas, con opciones más completas. De nuevo, será más caro el seguro cuanto más cubra.

    También es habitual encontrar pólizas de seguro a todo riesgo que cubre un vehículo de sustitución en caso de que tengamos que estar sin el nuestro a causa de un accidente. Pero incluso cuando se incluye esta cobertura, no siempre tenemos derecho a solicitar que la aseguradora nos ponga un coche de sustitución, o bien puede que se apliquen determinadas limitaciones.

    A la hora de contratar un seguro es crítico revisar las particularidades de la póliza que se nos ofrezca. No solo las coberturas, sino también el desglose y detalle de las condiciones de todas y cada una de ellas. Aunque haya una amplia variedad de coberturas, siempre se aplican determinadas limitaciones.