¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Qué es un espejo retrovisor electrocrómico y cómo funciona

    Los deslumbramientos son habituales mientras estamos conduciendo.

    ¿Has visto espejos retrovisores que se oscurecen solos? Cada vez son más frecuentes, se llaman espejos electrocrómicos y son una tecnología sencilla, pero realmente efectiva contra los deslumbramientos. Y también, un gran avance para la seguridad en la conducción de nuestros coches.

    En tu coche hay tres espejos retrovisores. Los dos exteriores, a los lados de la carrocería; y el interior, que está en la zona central. Y seguro que en alguna ocasión te has encontrado con que reflejan la luz, en exceso, y te deslumbran. Es algo que puede ocurrir durante el amanecer o el anochecer, pero también de noche cuando están apuntándote los faros de los coches que vienen por detrás.

    En el caso del espejo interior, la solución es tan sencilla como utilizar la segunda posición; es decir, la anti deslumbramientos, que se 'activa' utilizando la pestaña inferior para que, sencillamente, se cambie el ángulo del mismo y la luz reflejada no nos moleste. Pero hay una opción todavía mejor, y que no es manual, que son los espejos electrocrómicos.

    Se oscurece automáticamente para evitar que las luces de otros coches te deslumbren.

    ¿Qué es un espejo electrocrómico?

    Lo más habitual es que, en el mejor de los casos, dispongamos del espejo interior electrocrómico, pero los exteriores sean normales. No obstante, ya hay muchos modelos que cuentan con esta tecnología para todos los espejos, aunque como equipamiento no incluido de serie. Pero ¿qué es un espejo electrocrómico, y por qué es tan importante y conveniente para la seguridad?

    Es un espejo de oscurecimiento automático. Están fabricados con varias capas; una de vidrio que es la exterior, y que está colocada sobre una capa conductora y otras varias capas inferiores. Al aplicarse corriente eléctrica, el vidrio se oscurece y esto permite que, aunque la luz se siga reflejando para que podamos ver qué hay por detrás de nuestro vehículo, no se produzcan deslumbramientos.

    Pero ¿cómo se consigue esto? Gracias a dos sensores de luz ambiental, uno colocado en la parte delantera del espejo retrovisor y otro colocado en la parte trasera. En función de la luz que reciben, la información es tratada por un microprocesador y se manda corriente eléctrica, o no, para el oscurecimiento del cristal. Y así se evitan los deslumbramientos.

    Están compuestos de varias capas, una de ellas conductora de la electricidad.

    Cómo funciona un espejo retrovisor electrocrómico para evitar que la luz te deslumbre

    En hacer este trabajo, todo el sistema tarda tan solo seis segundos. Es decir, que desde que se detecta la luz hasta que llega al máximo de oscurecimiento, puede pasar este tiempo. Sin embargo, para volver a aclararse requerirá algo más de tiempo, en torno a 10 segundos.

    Y en cualquier caso, es un sistema que se puede desactivar. En este tipo de espejos retrovisores solemos ver un interruptor, un pequeño botón que suele estar en la parte inferior y junto a un pequeño LED que se ilumina de color verde para indicarnos que el sistema electrocrómico está en funcionamiento. Así, si en algún momento queremos que el espejo se mantenga totalmente claro, podemos obligar al sistema a que esté de tal manera.

    Esto evita los deslumbramientos, algo importante para mantener la seguridad durante la conducción, pero además también evita las distracciones y que alejemos las manos del volante. Por eso es tan conveniente para la seguridad y, en realidad, aunque como equipamiento opcional no suele ser algo barato, es un sistema que no tiene un gran coste de fabricación y montaje.