¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    El supuesto "saboteador" de Tesla revela las fotos de las baterías dañadas

    Martin Tripp, el ex empleado de Tesla acusado por Elon Musk de sabotage, ha revelado una serie de imágenes en las que no solo muestra las baterías dañadas del Model 3 que él mismo había denunciado, sino también los números de bastidor de los modelos que supuestamente las terminaron montando.

    La guerra abierta entre Elon Musk y Martin Tripp se recrudece. Tripp, el ex empleado de Tesla acusado por Musk de sabotaje tras descubrirse que era la fuente anónima del medio Business Insider, ha revelado a través de su cuenta de Twitter (ahora cancelada) las imágenes y documentos que supuestamente demuestran las acusaciones que lleva tiempo ya lanzando contra el fabricante de vehículos eléctricos.

    Ayer por la tarde, durante la noche en Europa, Tripp advertía con el mensaje “¿Estás preparado?” antes de lanzar varios tweets consecutivos con poco más de una docena de imágenes en las que se podían ver lo que alega son los módulos de baterías del Tesla Model 3 dañados, tal y como él había descrito los daños, con punzadas y golpes sobre las celdas, además de varias imágenes con los números de bastidor de los propios ejemplares que portan esos módulos supuestamente dañados. Estas últimas imágenes además estaban acompañadas por el mensaje: “¿alguno de estos es el número de bastidor de TU coche?”.

    De la misma manera, presentaba varias imágenes tomadas en los exteriores de la Gigafactoría de Tesla en la que mostraba una serie de contenedores y casetas de obras en las que según Tripp se almacenan los desechos y los restos de la fabricación de las baterías, al sol y apiladas sin ningún control especial, en lugar de estar almacenadas en los “entornos controlados y climatizados” donde asegura la compañía que los guarda. De la misma manera, presentó una hoja de cálculo en la que aparecen los datos que de nuevo, según él mismo, revelan que la compañía no controló en absoluto el gasto de dichos desechos a la hora de fabricar las baterías, y que las malas prácticas de la factoría provocaron gastos excesivos de material y desechos, cifrados solo en el primer semestre de 2018 en unas pérdidas superiores a los 30 millones de dólares.

    Hace unos meses Tripp era despedido de Tesla y casi inmediatamente Elon Musk arremetía contra él tanto públicamente por Twitter como en privado por email, en una batalla dialéctica que bien podría ser usada como material didáctico en las facultades de Administración de Empresas, como ejemplo real de cómo no discutir con un empleado al que en teoría debes demandar de todas formas.

    La tesis de Tripp es que a pesar de las muchas advertencias que pasó a sus superiores sobre problemas en la producción y sobre seguridad y salud en la factoría, se vió en la obligación de actuar como confidente para la prensa, habida cuenta de que nadie en la empresa parecía preocuparse por estos problemas.

    “Hay una larga lista de organizaciones que quieren que Tesla muera”. Elon Musk.

    Una vez descubierto fue despedido, pero la cosa no quedó ahí, pues Elon Musk personalmente se encargó de acusarle públicamente de haber hackeado el sistema informático de producción y saboteado la factoría en la que trabajaba, culpándolo de los problemas y retrasos sufridos en la Gigafactoría. Todo ello descrito en un email del propio Musk a los empleados de Tesla en el que no podían faltar las habituales referencias a los fantasmas y poderes ocultos que persiguen a la compañía del tipo “hay una larga lista de organizaciones que quieren que Tesla muera”.

    En estos momentos tanto Tesla como Martin Tripp se han lanzado demandas mutuamente, aunque es este último el que parece estar más dispuesto a hablar con los medios al respecto. Él mismo se autodefine como ‘el confidente de Tesla’ y de hecho actúa como tal, pues está colaborando desde hace semanas con la Comisión de Bolsa y Valores estadounidense (SEC).

    En cuanto a los últimos tweets lanzados por Tripp -en un claro gesto de venganza- poco han durado, pues precisamente mientras redactábamos este artículo su cuenta de Twitter ha sido sorprendente y repentinamente cancelada, ya no está disponible ni los mencionados tweets. Desconocemos si ha sido borrada por el propio Tripp o ha sido por alguna reclamación de la compañía. Las imágenes que aparecen de los tweets son capturas de pantalla de otros medios que los habían incrustado antes de que fuera cancelada la cuenta.

    Actualización (16/08/2018): El abogado de Martin Tripp ha confirmado que ha sido el propio Tripp el que ha cancelado su cuenta de Twitter.

    Fuente: Techcrunch