Toyota presenta la segunda generación de su coche autónomo de pruebas

Tomando como base un Lexus LS 600h L de batalla extendida el fabricante japonés Toyota ha introducido la nueva generación de su prototipo de coche autónomo de pruebas. Tras el registro de sus primeras patentes relacionadas con el vehículo autónomo en Estados Unidos en 2016, Toyota sigue avanzando en un campo que será crucial en los próximos años para la industria del automóvil.


Así es la nueva generación del coche autónomo de pruebas creado por Toyota.

Toyota, al igual que la gran mayoría de fabricantes de automóviles, está destinando una importante cantidad a su departamento de investigación y desarrollo para seguir avanzando en el campo de la conducción autónoma. Actualmente se está viviendo una guerra soterrada para ver quién será el primero en lanzar al mercado un coche con capacidad de conducción 100% autónoma y totalmente operativo.

Si bien parece ser que Toyota no ganará dicha «prueba de velocidad», el fabricante japonés nos adelanta sus últimos avances aprovechando el Prius Challenge, un evento celebrado en el Circuito de Sonoma (California, EEUU) y que reúne a emprendedores, expertos en tecnología y entusiastas del mundo de la automoción de Silicon Valley para que colaboren con Toyota Research Institute (TRI).

Dicho escenario ha sido el elegido por Toyota para desvelar la nueva generación de su coche autónomo de pruebas. Este primer prototipo ya está listo para iniciar una fase de test y distintas pruebas tanto en condiciones de tráfico real como en circuito cerrado. El trabajo de la compañía nipona en el campo de la conducción autónomo se inició en el año 2005 en Estados Unidos. Más concretamente en su centro técnico de Ann Arbor (Michigan).


Para su diseño se ha tomado como base un Lexus LS 600h L de batalla extendida.

Un año más tarde Toyota registró en Estados Unidos sus primeras patentes relacionadas con el vehículo autónomo. El nuevo prototipo está dotado de un fuerte componente computacional y se centra, particularmente, en la visión y el aprendizaje. Para obtener todos los datos necesarios para su funcionamiento, el vehículo cuenta con un conjunto de sensores de LIDAR (Light Detection and Ranging), radar y cámara, para reducir la dependencia excesiva de los mapas de alta definición.

Tal y como se puede ver en las imágenes que acompañan este artículo, se ha usado como base un Lexus LS 600h L(de batalla extendida) para la creación de este prototipo de coche autónomo. Además, y a diferencia de la «generación anterior», en esta nueva encontramos una plataforma flexible capaz de ser actualizada de manera continua y frecuente. En la línea de investigación se seguirán dos principales aspectos: sistemas de «chófer» y «Guardián».

El primero de ellos hace referencia al sistema de conducción totalmente autónomo mientras que el segundo hace referencia a un sistema de asistencia al conductor de alto nivel que supervisa de manera constante el entorno de conducción dentro y fuera del vehículo para estar preparado y alertar ante posibles peligros e incluso entrar en acción cuando sea necesario para evitar accidentes.

Tasa tu coche. ¡¡Gratis y sin compromiso!!

El redactor te recomienda

Noticias relacionadas

Más leídas
Más comentadas

¿Qué te parece el nuevo diseño?

Tú opinión nos importa.

Un pequeño formulario con nombre opcional, e-mail opcional y el comentario.

×