¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Waymo ya ofrece viajes en "robotaxi" sin coste en San Francisco

    Waymo ya ofrece viajes en "robotaxi" sin coste en San Francisco
    Javier Costas
    Javier Costas5 min. lectura

    Después de anunciar las bondades de su «conductor» autónomo (así lo llaman), Waymo quiere dar un nuevo salto evolutivo al ofrecer en San Francisco su servicio de coches autónomos para particulares. Como formarán parte de una prueba, será sin coste para ellos.

    Uno de los mayores especialistas en conducción autónoma (nivel 5) es Waymo. Solo entre 2019 y 2020 acumularon más de 10 millones de kilómetros sin culpa en ningún accidente de tráfico. Es más, hasta realizaron simulaciones partiendo de accidentes reales para comprobar su eficacia.

    En marzo Waymo comunicó que se realizaron 91 simulaciones de 72 accidentes de tráfico reales ocurridos en Chandler (Arizona) durante 2008 a 2017 -no se vieron involucrados sus coches-. De esas 91 simulaciones, el «conductor» autónomo de Waymo habrían evitado o reducido las consecuencias de 88 accidentes, el resto no hubo tiempo material para frenar.

    El martes 24 se anunció en el blog corporativo de Waymo la apertura del programa «Waymo One Trusted Tester», una prueba piloto de transporte puerta a puerta en San Francisco. Es una invitación al público para participar en las pruebas de los Jaguar i-PACE que dan vueltas por la ciudad costera.

    No serán -técnicamente hablando- «conejillos de indias». Hay que tener en cuenta que Waymo lleva haciendo lo mismo, llevar gente de un lugar a otro, en Phoenix (Arizona) desde 2017. Aunque siempre va un conductor humano listo para asir el volante en cualquier momento, los trayectos han sido autónomos.

    Concretamente, desde octubre de 2020 Waymo ha realizaro decenas de miles de viajes de este tipo. Tenemos que entender los coches de Waymo como si fuesen VTC, es lo mismo que llaman por aquellos lares «ride hailing», como el que se sube en un taxi o un coche de Uber o Lyft.

    La compañía está interesada en la experiencia de uso de los pasajeros-probadores, incluyendo el capítulo de la accesibilidad. Es decir, habrá participantes el programa con minusvalías, así que es muy importante su opinión de cara a mejorar el servicio antes de su despliegue comercial a gran escala.

    Según Waymo, la compañía ha conducido en modo autónomo más que nadie en el Estado de California, acumulando una valiosísima experiencia de campo. El programa de pruebas ya estaba abierto a nivel interno para los empleados de la ciudad, así que solo lo hacen un poco más público de lo que era.

    Aunque puede darse de alta cualquiera, de momento Waymo realizará un filtrado de los candidatos y se irán aprobando en las próximas semanas. Obviamente, la participación no tiene coste para los pasajeros, que irán gratis a todas partes siempre que el servicio lo permita y dentro de un área de influencia determinada.

    San Francisco no es una ciudad especialmente fácil para circular. Todos los que hayan estado por allí o hayan visto suficientes películas conocen los desniveles que hay, un tráfico un poco más caótico, tranvías, y calles de un único sentido. Respecto a una ciudad más lisa como Phoenix, diferente desde luego es.

    En el futuro Waymo ofrecerá un servicio de «robotaxis» para transportar gente de un lugar a otro en las ciudades sin necesidad siquiera de un conductor humano para hacer frente a problemas. El «conductor» autónomo va por su quinta generación, y cuando salga a las calles solo estará bastante evolucionado.

    El oficio del taxista/chófer está condenado a largo plazo a desaparecer tal y como lo entendemos ahora, como otras profesiones de baja cualificación intensamente manuales. Sí sobrevivirá cuando el conductor humano aporte un mayor valor, como VTC de lujo, guías turísticos, atención a niños, mayores o discapacitados, etc.

    Pero antes de llegar a ese punto la conducción autónoma tiene que ser probada y archiprobada. Según Waymo, su conductor de inteligencia artifical es más seguro que cualquier humano y no tiene culpa de accidentes, respeta todas las normas de circulación y se puede confiar en él. San Francisco es un paso más en esa carrera.