¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

PruebaMitsubishi ASX 220 DI-D Kaiteki: Exterior e interior (II)

33

Analizamos un coche que además de ser una referencia dentro de la marca, lo es dentro del segmento. Su buena presencia exterior cumple con una alta funcionalidad interior. Buenos ajustes y un espacio correcto son parte del atractivo de este SUV.

El Mitsubishi ASX es uno de los SUV más atractivos del segmento. Sin duda tiene una imagen musculosa, acompañada de un restyling que puso al día su propia apariencia, y que más tarde incorporaría unos diodos LED para la iluminación diurna.

Tiene una parrilla delantera en forma trapezoidal de grandes dimensiones que afila el carácter de SUV y unos faros delanteros de tecnología xenón para las luces de cruce, aunque no para carretera.

El coche mide 4.295 mm de largo, 1.810 mm de ancho y 1.635 de alto. Es, por ejemplo, más corto (-85 mm), más ancho (+4 mm) y más alto (+45 mm) que un Nissan Qashqai. La batalla del ASX es de 2.670 mm (+ 24 mm vs. Qashqai). La altura libre al suelo es de 180 mm, que garantiza poder circular por caminos irregulares, sin grandes atrevimientos.

Luces diurnas LED en un frontal musculoso y agresivo

Máxime, cuando la llanta de 18 pulgadas, con un diseño extraordinario está montada sobre un neumático 225/55. Los acabados de entrada son más lógicos si se va a circular por caminos en cuanto a tamaño de rueda, con un neumático 215/70 R16.

Hay una línea de acentuación descendente que pasa a la altura de los tiradores delanteros y traseros que recorre el lateral del vehículo. Un elemento de diseño que suele servir para otorgar presencia y musculatura al coche. El propio tirador tiene incrustado un pequeño botón para acceder sin llave y abatir los espejos una vez presionamos el botón con intención de cerrar el coche.

En la parte trasera, las buenas sensaciones continúan, aunque es la zaga la parte menos espectacular de todas. Hay una cámara para marcha atrás y sensores traseros que facilitan mucho las maniobras, ya que el coche, aunque compacto, se siente grande al conducirlo.

Interior

Interior con tapicería de cuero. Solo el asiento del conductor es eléctrico

El maletero tiene una capacidad volumétrica de 442 litros, ampliables gracias a unos asientos abatibles en proporción 60/40, hasta los 1.219 litros. El espacio está bien aprovechado y no debería plantear problemas para la mayoría de necesidades.

Una vez nos sentamos en el interior del vehículo, las sensaciones son extrañamente familiares con el Peugeot 4008. Comparten numerosos elementos, e incluso parte de la decoración es idéntica. El techo panorámico de gran superficie y de cristal, viene acompañado de una iluminación ambiente que no destaca ni por su funcionalidad ni por su diseño. Además, en el interior no encontramos otra luz ambiente, detalle que podría incluirse para sentir mayor calidad.

Los materiales usados, si bien están rematados de forma correcta, son plásticos duros y acolchados. La tapicería es de cuero, y sólo el asiento del conductor tiene ajuste eléctrico. El volante tiene un tacto muy agradable y el cuadro de instrumentos, un diseño sencillo y práctico.

La pantalla central incluye navegador, parte de la dotación de serie en el acabado Kaiteki y echamos en falta mejor integración con los datos de conducción del vehículo, ya que en panel sirve principalmente para ajustar el sistema de sonido, los ajustes de radio y navegación. La experiencia es que, aunque no es una pantalla intuitiva, una vez que te acostumbras es fácil de manejar. La resolución tampoco es de referencia, pero cumple sin grandes molestias. Incluso la resolución de la cámara es mejor de lo esperado.

Buena calidad de ajustes en el interior

La palanca de cambios automática es bastante convencional, teniendo que arrastrarla por un recorrido para encontrar la D, la R o lo que necesitemos en cada momento. El arranque del coche es por botón y gracias a los numerosos huecos para alojar objetos y a un reposabrazos delantero deslizable, la comodidad es parte de la naturaleza del ASX.

Además, la anchura de carrocería te hace sentir espaciosidad, más en la parte delantera que en la parte trasera, donde la banqueta, además de ser un poco menos cómoda, la altura libre al techo puede poner en un compromiso a los más altos.

Sin duda, un detalle a mejorar es la ausencia de salida de aire central para los pasajeros de la segunda fila de asientos. Sin embargo, y a pesar de la tracción 4WD, el túnel central apenas afecta al quinto pasajero, un detalle a tener muy en cuenta si se busca comodidad. En el último capítulo os contaremos las impresiones de conducción.

Noticias relacionadas

Mitsubishi ASX 220 DI-D Kaiteki: Exterior e interior (II)
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto