¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es
    • Inicio
    • Diccionario
    • iBooster: ¿qué es y en qué te beneficia si tienes un coche híbrido o eléctrico?

    iBooster: ¿qué es y en qué te beneficia si tienes un coche híbrido o eléctrico?

    El servofreno electromecánico iBooster.

    La compañía alemana Bosch ha desarrollado un servofreno electromecánico que, entre otras cosas, reduce la distancia de frenado en relación a un sistema convencional, especialmente en vehículos dotados de frenada regenerativa.

    El iBooster es uno de los elementos que promete marcar un punto de inflexión en la seguridad de los vehículos a través de dos objetivos principales: reducir la distancia de frenado y detener el vehículo de manera automática desde una velocidad de 40 km/h si detecta un ciclista, un viandante o un impacto inminente.

    El iBooster resulta especialmente beneficioso en los coches híbridos y eléctricos

    Pero, ¿cómo funciona para conseguirlo? Los sistema de servofreno convencionales hacen uso del principio neumático, es decir, el uso de gases comprimidos en el interior de un circuito cerrado. En cambio, el iBooster utiliza el principio electromecánico, lo que le permite obtener varios beneficios que redundan en una mayor eficiencia y, por tanto, seguridad.

    Así funciona

    Su funcionamiento base es similar al de los servofrenos neumáticos o de vacío. En estos, una válvula controla el suministro de aire para proporcionar un impulso a la fuerza aplicada desde el pie del conductor.

    Vídeo explicativo del funcionamiento del iBooster.

    Con el iBooster, la activación del pedal del freno se detecta a través de un sensor de recorrido diferencial integrado y esta información es enviada a la unidad de control. Esta se encarga de determinar las señales de control para el motor eléctrico, mientras que un reductor de tres etapas convierte el par del motor en la potencia de refuerzo necesaria. Así, la potencia suministrada por el servomotor se convierte en presión hidráulica en un cilindro maestro de freno estándar.

    ¿Por qué es mejor un servofreno electromecánico?

    El iBooster es utilizable en las mecánicas de cualquier vehículo, pero resulta especialmente beneficioso en los coches híbridos y eléctricos. Ello se debe a que los sistemas de freno de estos se configuran de manera que tienen como prioridad la recuperación de energía en el proceso de desaceleración o frenada. Ello propicia que el proceso de frenado completo sea más lento o no sea plenamente continuo, primando la suavidad y la mencionada recarga.

    En cambio, con el servofreno electromecánico es posible aumentar la presión de los frenos hasta tres veces más rápido y de manera muy precisa, lo que supone una gran ventaja en situaciones de frenado de emergencia o en dispositivos como el frenado automático. Además, puede funcionar conjuntamente con sistemas como el control de crucero.

    Con el iBooster, se da prioridad a la desaceleración recuperativa mediante un motor eléctrico, por lo que si el conductor ejerce más presión sobre el pedal de freno, el sistema recupera más energía pero también frenará más, acortando la distancia de frenado.

    En comparación con los sistemas ESP típicos, la presión de frenado requerida se acumula tres veces más rápidamente y se ajusta con mucha mayor precisión a través del sistema de control electrónico. Esto ofrece importantes beneficios para los sistemas automáticos de frenado de emergencia, por ejemplo.

    Según el fabricante, el iBooster combinado con un sistema de frenado automático puede generar la presión máxima de frenado en sólo 190 milisegundos si detecta un impacto inminente, llegando a detener el vehículo automáticamente desde una velocidad de 40 km/h.

    Beneficios del iBooster

    A consecuencia de todo ello, el servofreno electromecánico de Bosch brinda al fabricante y al conductor los siguientes beneficios:

    • Reducción de la distancia de frenado
    • Frenada automática desde 40 km/h
    • Ajuste automático de la frenada en función del modo de conducción seleccionado
    • Solución para vehículos con requisitos exigentes sobre la dinámica de acumulación de presión y la precisión del control de presión
    • Rendimiento de mezcla de par de frenado de hasta 0,3 g en combinación con ESP hev
    • Costes de instalación reducidos debido a la omisión de bombas de vacío y tuberías.
    • Ofrece la redundancia del sistema de frenos necesaria para la conducción automatizada
    Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto