¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Alonso fuera de toda sospecha en el escándalo del Gp de Singapur de 2008

    Alonso fuera de toda sospecha en el escándalo del Gp de Singapur de 2008
    2
    Valeria Söll
    Valeria Söll

    ¿Accidente provocado por orden de Renault o venganza de la familia de Piquet hacia el equipo del rombo? De hecho han admitido que se habló de provocar un Safety Car, pero lo más importante: Fernando Alonso está libre de sospechas.

    El equipo francés fue autorizado a disputar el Gp de Europa, en el circuito urbano de Valencia, tras el incidente en el box de Fernando Alonso por la incorrecta colocación de su rueda delantera derecha durante el GP de Hungría.

    Es por esto, que la FIA llamó a declarar a diferentes miembros del equipo en la carrera que se disputaría tan solo una semana más tarde, con motivo del Gp de Bélgica, y no en Valencia, ya que tras haber sido sancionados, no estaba claro si correrían o no en el trazado español.

    Para dichas reuniones, la FIA hizo volar a Spa a dos de los 3 comisarios de carrera de Singapur, Lars Österlind y Vassilis Despotopoulos, para participar de las reuniones que se mantendrían con Fernando Alonso, Flavio Briatore, Pat Symonds y otros miembros del equipo.

    Se redactó un dossier con los resultados de las declaraciones, el cual serviría para hacerse una imagen de lo acontecido en el pasado Gran Premio de Singapur de 2008. El informe que fue enviado a la FIA, confirma que al menos Fernando Alonso no tuvo nada que ver con dicho escándalo de manipulación, cosa, que por otro lado, resulta lógica, ya que tenemos a dos posibles culpables directos: o bien Renault intentando atar a Fernando para la temporada siguiente ofreciéndole la posibilidad de un buen resultado de forma indirecta y sin que él esté al corriente, o bien por venganza de la familia Piquet hacia Renault por haber echado del equipo al piloto brasileño, lo cual demostraría que no hubo manipulación intencionada, y que simplemente se sirvieron de un error de pilotaje de Nelson, a lo cual ya de por sí hemos estado acostumbrados desde su llegada a la categoría, y a una conversación que no concretó nada.

    Anomalías en las telemetrías en la curva 17

    Piquet y la curva 17

    La intención de dicha táctica sería la de provocar un posible Safety Car para poder adaptar la estrategia de boxes. Fernando, que salía muy retrasado en parrilla, desde la decimoquinta, eligió una estrategia agresiva de poca carga de gasolina, la cual fue propuesta por su ingeniero de carrera, el cual asimismo ha sido declarado inocente de cualquier intento de manipulación.

    De hecho, cuando Alonso fue llamado a boxes, sopesó nuevamente su estrategia.

    Justamente después de la parada del piloto español, se produjo el accidente de su compañero de equipo, Nelson Piquet, en la curva 17. Tal y como han demostrado las investigaciones, hubo una anomalía en las telemetrías del paulista. Allí usualmente, las ruedas pierden un poco de grip, con lo que el piloto ha de levantar el pie del acelerador, para evitar el descontrol del coche, y Nelson, en vez de eso, hizo todo lo contrario, acelerando fuertemente en la vuelta 14, a pesar de la pérdida de grip.

    ¿Fue esta actuación pactada?

    Piquet dijo el 30 de julio a la FIA, que los datos de su coche en la vuelta 14, a la altura de la curva 17, presentaban una anomalía. Este escenario se discutió el domingo por la mañana junto con Briatore y Symonds.

    Symonds confirma que se habló de provocar un accidente

    "Confirmo el encuentro con Piquet el domingo por la mañana, pero no se habló al respecto", respondía Flavio Briatore. "Me acuerdo que en Singapur Piquet tenía en esos momentos un frágil estado mental. Además existen grabaciones que demuestran mi decepción al ver las pantallas, respecto del accidente de Piquet"

    Pero Symonds dice lo contrario: "Es verdad, durante el encuentro con Piquet el domingo, salió el tema de provocar un Safety Car. Pero esto fue propuesto por el propio Piquet. Solo fue una conversación".

    Parece ser que los datos aportados sobre las telemetrías del coche, son suficientes para llamar al Consejo Mundial a Renault, el próximo día 21 de septiembre.

    La posición de Renault al respecto es clara: todo el entramado es cosa de Piquet.

    Interesante también es la relación existente entre estas acusaciones y que Piquet solo acudió a la FIA, en el momento en el que éste fue sustituido por Romain Grosjean. El GP de Hungría fue el último Gran Premio disputado por el brasileño, y a continuación, el padre de Piquet, el exv campeón mundial, se dirigió a Max Mosley para explicarle lo que sucedió en Singapur.

    Sea como fuere, Fernando Alonso queda limpio de cualquier sospecha o conocimiento sobre el asunto, con lo que es completamente inocente.Al haber reconocido Pat Symonds que hubo una conversación para provocar un Safety Car, entre él, Briatore y Piquet, junto con los datos de las telemetrías del R28 de Nelshino, el próximo día 21, el Consejo Mundial puede tomar una decisión que afecte fuertemente a ambas partes.

    Temas relacionados

    Alonso fuera de toda sospecha en el escándalo del Gp de Singapur de 2008