¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Andretti Autosport explora comprar un equipo de F1... y Haas no es la primera opción

    Michael Andretti, en busca de su redención en la Fórmula 1 como propietario.IndyCar Media

    El medio estadounidense RACER desvela que Andretti pretende hacerse con una plaza existente en el Gran Circo en los próximos años.

    Sin más acercamiento a Haas que una conversación informal, los tiros apuntan a Alfa Romeo y Williams, ambos propiedad de grupos de inversión.

    Andretti compite en IndyCar y Formula E, y se expandirá a la resistencia de alto nivel en 2023.

    Desde que se hiciese con el control del Team Green en 2003, primero de forma parcial (Andretti Green Racing) y desde 2010 como propietario único de Andretti Autosport en la IndyCar Series, Michael Andretti ha buscado incansablemente la forma de dejar una huella indeleble como jefe de equipo, y que este se convierta en una gran superestructura del automovilismo americano e internacional, al estilo de Team Penske o Chip Ganassi Racing en diferentes etapas. Su último y más ambicioso plan pasaría por el Everest que él mismo no pudo terminar de escalar como piloto, la Fórmula 1.

    Según una información exclusiva de RACER, Andretti ha iniciado las pesquisas para adquirir un equipo existente de Fórmula 1, una operación que desembocaría en la entrada de Andretti Autosport en la máxima categoría mundial. Lo interesante de esta iniciativa es que, según esa misma información, el objetivo prioritario no pasa por hacerse con la plaza del equipo americano existente en parrilla, Haas F1 Team, pese a las múltiples dificultades que atraviesan en los últimos años a nivel competitivo y económico. Aunque ambas partes se habrían puesto en contacto al respecto, las conversaciones no han pasado de ese contacto inicial.

    Por ello, el foco pasaría por llegar a un acuerdo con alguno de los dos grupos de inversión que poseen equipos de Fórmula 1 en la actualidad, Longbow Finance y Dorilton Capital, algo que no parece imposible a medio plazo, pero sí complicado a corto plazo. En 2016, Longbow adquirió los activos de Sauber F1 Team, una estructura que desde 2019 continua en Fórmula 1 como la división operativa del equipo de Alfa Romeo. La marca renovó de forma multianual su acuerdo este verano, pero cada año se revisarán los términos del mismo. Por otro lado, Dorilton le echó el guante el año pasado a Williams F1, pero con la promesa de invertir considerablemente y devolver al equipo a un estatus competitivo, en vez de revenderlo al mejor postor.

    El razonamiento de que Andretti quisiese hacerse con alguno de estos equipos, o con otras posibles aperturas como la de AlphaTauri, en lugar de entrar como formación número 11, tiene su razón de ser en el último Acuerdo de la Concordia, que en esencia convirtió a los 10 equipos existentes en franquicias. Por ello, un nuevo participante que quisiese sumarse a la parrilla tendría que abonar una cantidad de 200 millones de dólares en concepto de 'cláusula de inscripción', la cual sería repartida equitativamente entre sus competidores para aumentar el valor de sus plazas y compensar la pérdida de ingresos que supondría añadir una undécima boca a la mesa.

    En sus 19 temporadas como dueño de equipo en IndyCar, Michael Andretti ha celebrado 66 victorias, cinco de ellas en las 500 millas de Indianápolis (2005, 2007, 2014, 2016 y 2017), además de cuatro títulos de pilotos (2004, 2005, 2007 y 2012). Su aventura más sonada a nivel internacional ha sido su implicación en la Fórmula E desde su primera temporada en 2014, donde continuará con el tren de potencia de BMW tras concluir su etapa de tres años como equipo de fábrica del gigante alemán. A su vez, Andretti confirmó recientemente que será uno de los muchos nuevos participantes de la clase Hypercar de resistencia en 2023, adquiriendo un LMDh con vistas al campeonato IMSA y a las 24 horas de Le Mans.

    Fuente: RACER / Fotos: IndyCar Media