¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir

Aston Martin admite que no confía en resolver el porpoising por completo en el AMR23

Aston Martin admite que no confía en resolver el porpoising por completo en el AMR23
El Aston Martin AMR22 sufrió mucho el porpoising, ¿seguirá el mismo camino el AMR23?
David Plaza
David Plaza6 min. lectura

Este fenómeno sorprendió a todos en 2022 y, a pesar de los esfuerzos de los equipos y la FIA, se mantuvo durante toda la temporada. Aston Martin cree que seguirá presente en su nuevo coche, el AMR23.

El porpoising fue uno de los principales temas de conversación en febrero de 2022, cuando apareció súbitamente en los test de pretemporada.

Y lo cierto es que no solo cogió por sorpresa a los equipos en esa fase inicial, sino que tampoco pudieron solucionarlo con la celeridad esperada. A pesar de que muchos vaticinaron que este fenómeno desaparecería en cinco o seis Grandes Premios, terminó afectando a varios monoplazas durante toda la temporada.

«Hemos implementado algunas innovaciones inteligentes en el nuevo coche: son la guinda del pastel»

En la Fórmula 1, el término «porpoising» hace referencia al movimiento incontrolado y oscilante del coche cuando rueda a alta velocidad. Y eso no solo es molesto para el piloto, sino que provoca inestabilidad aerodinámica e incluso puede generar averías mecánicas.

En 2022, Aston Martin fue uno de los equipos que más lo sufrió, debiendo incluso elevar la altura del coche para reducir su presencia. Esto hizo que el rendimiento del AMR22 se viera muy mermado. La versión B presentada en España mejoró la situación, pero el porpoising no llegó a desaparecer por completo.

El Aston Martin AMR23

Ahora todo eso ha quedado atrás y Aston Martin se centra por completo en el AMR23, el primer monoplaza con el que Fernando Alonso competirá para la marca británica.

Y la realidad es que Aston Martin no confía en deshacerse del porpoising por completo. Pero no porque el nuevo coche vaya por mal camino, sino porque la nueva reglamentación técnica lo evita.

«No desaparecerá por completo. Es algo inherente a este conjunto de normas», afirma Eric Blandin, director técnico adjunto de Aston Martin. «Tienes grandes túneles que canalizan el aire debajo de un coche que rueda muy cerca del suelo y tiene un faldón creado por el borde del suelo que sella el aire: esta combinación es lo que hace que el monoplaza sea susceptible al porpoising».

«Todo coche de F1 experimenta algún grado de oscilación, pero con la normativa actual, debido a la carga aerodinámica y la variación de esa carga aerodinámica, esta oscilación es más pronunciada», amplía el ingeniero británico, ex de Mercedes.

El porpoising apareció por sorpresa en 2022, ya que se trata de un fenómeno prácticamente imposible de replicar en el túnel de viento o mediante la simulación por ordenador.

«Simular el problema es complicado. No hay muchas herramientas que puedan hacer eso», reconoce Blandin. «Desde el punto de vista computacional, no puedes predecirlo con un software normal. No se trata simplemente de hacer funcionar el coche en el túnel de viento para ver si se oscila: no funciona así porque es un problema dinámico: las cargas aerodinámicas cambian constantemente».

«Nos hemos enfocado en hacer cambios al coche de este año que prevendrán el porpoising, pero no podemos garantizar que hayan funcionado hasta que lo probemos en la pista. Si lo sufrimos, tenemos varias herramientas en nuestro arsenal para combatirlas», zanja Eric Blandin.

El AMR23, un coche atrevido y ambicioso

Ya en un plano más general, Eric Blandin ha hablado de lo que Aston Martin espera del nuevo monoplaza, que debería suponer un gran avance respecto a 2022.

«Cada equipo tiene la oportunidad de hacer un progreso significativo con su nuevo coche», reflexiona, dejando claro que Aston Martin quiere «dar un gran paso adelante con el AMR23». Sin embargo, Blandin no pierde de vista que «todo es relativo, ¿cuánto han avanzado los demás? Todavía no lo sabemos, pero estoy seguro de que tenemos un buen coche».

Eric Blandin, director técnico adjunto de Aston Martin.

En 2022, el primer año del nuevo reglamento técnico, se formaron varias vías de diseño definidas y diferentes entre sí. Eric Blandin cree que eso seguirá siendo así este año.

«Todavía habrá diferencias entre los coches. Había dos filosofías muy diferentes en 2022 y me imagino que seguirá siendo así en 2023», considera. «Nosotros hemos implementado algunas innovaciones inteligentes en el nuevo coche: son la guinda del pastel. Son agradables de tener, pero no imprescindibles».

Blandin señala que resulta muy satisfactorio encontrar lagunas reglamentarias que permiten a los ingenieros innovar, algo que Aston Martin ya consiguió hacer en 2022 con su alerón trasero (que ha sido prohibido para este año).

«Es genial cuando encuentras una pequeña laguna y puedes usarla a tu favor, pero no es frecuente que puedas basar un coche completo en ella. En su lugar, es esencial tener los conceptos básicos correctos y luego puedes agregar cosas», concluye Blandin.

¿Cumplirá el Aston Martin AMR23 las expectativas creadas?

Fotos: Aston Martin Racing