¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

La Fórmula 1 trabaja para introducir el nuevo motor ya en 2020

Los excesivos costes y la alta complejidad de los motores actuales han impulsado las conversaciones para definir el nuevo propulsor y adelantarlo un año.

Los fabricantes buscan un motor más sencillo y con piezas estandard que permita la llegada de fabricantes independientes y un mayor espectáculo sin renunciar a la esencia híbrida.

El motor actual que la Fórmula 1 utiliza se ha convertido en un quebradero de cabeza para los fabricantes, pero también para los gestores del campeonato, que ven inviable atraer a nuevos motoristas por la enorme complejidad de los actuales V6 turbo con doble recuperador de energía.

Por ello, los fabricantes, la FIA y Liberty Media trabajan desde hace meses en el boceto de lo que debería ser un nuevo motor para 2021, momento en el cual habrá expirado el actual Acuerdo de la Concordia que protege el motor actual.

Pero, dados los elevados costes que genera la fórmula actual de motor por su complejidad técnica, todas las partes están de acuerdo en adelantar el nuevo motor un año y ponerlo en funcionamiento en 2020, reduciendo de ese modo costes y favoreciendo la entrada de nuevos fabricantes, entre los que deberían incluirse empresas independientes como Cosworth.

Así lo afirma Auto Motor und Sport, que ha detallado con precisión las bases del que presumiblemente será el nuevo acuerdo en este sentido. Además de adelantar un año el nuevo motor, éste será considerablemente más sencillo y contará con varias piezas estándar, especialmente las más costosas. De ese modo se reducirán los plazos de ingreso de nuevos motoristas y se ampliará el abanico de posibles candidatos.

Los motores actuales son excesivamente complejos y, para simplificarlos, se quiere eliminar el MGU-H.

Adiós a la energía térmica

La Fórmula 1 no puede dejar de ser híbrida porque la tendencia actual en la automoción va por ese camino y por el de la electrificación, pero sí puede simplificar el sistema actual de doble recuperación de energía.

Y, en concreto, la clave reside en el MGU-H, el recuperador de energía térmica asociado al turbo que tantos problemas ha dado desde su introducción en 2014. Los equipos quieren eliminarlo, pero mantener el MGU-K (recuperador de energía cinética) en un bloque V6 biturbo que ganaría potencia gracias al incremento del flujo de combustible actual: 100 kg/hora.

También se pretende reducir el peso actual de los motores, limitando el tamaño y la potencia de la parte híbrida a entre 150 y 200 caballos de potencia. Todo ello con miras a crear un nuevo motor más sencillo y económico, que además proporcione un sonido más acorde a las preferencias de los aficionados. Y, por supuesto, que todo ello permita a nuevas marcas entrar en la Fórmula 1.

Fotos: Renault Sport F1

Fuente: Auto Motor und Sport

Noticias relacionadas

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto