¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Red Bull ya piensa en construir su propio motor a partir de 2025

    Red Bull se atreve a fabricar su propio motor, pero con condiciones.Red Bull Content Pool

    Aunque deben darse unas circunstancias concretas, el propio Helmut Marko ha admitido que Red Bull se plantea construir su propio motor cuando se produzca el cambio de normativa de motores en 2025.

    Aunque Red Bull Racing tiene una solución aparentemente fácil a su problema, lo cierto es que recurrir a Renault para tener un motor a partir de 2022 no es lo que más le apetece a la marca austriaca.

    Sí, es cierto que los cuatro títulos mundiales de Red Bull fueron con un motor Renault, pero también que la relación entre ambas empresas terminó de manera muy traumática en 2018 y volver sería duro y en cierto modo humillante.

    «El acuerdo está completado en un 80-85%. Nuestro enfoque está completamente en el proyecto Honda»

    Por eso, Red Bull presiona para que la FIA congele los motores en 2022 y eso permita a los austriacos seguir utilizando el motor Honda durante unos años más. Operación que, según Helmut Marko, «está completada en un 80-85%. Nuestro enfoque está completamente en el proyecto Honda. Nuestros planes son llevar a cabo el mantenimiento del motor en nuestro campus de Red Bull y adaptar una sala para eso».

    Red Bull, ¿fabricante?

    Pero, ¿qué ocurre con el próximo ciclo que debe comenzar en 2025? En ese momento, o al año siguiente a más tardar, entrará en vigor un nuevo reglamento de motores, por lo que todos los fabricantes deberán empezar de cero. La teoría dice que el nuevo propulsor seguirá siendo híbrido, pero también técnicamente más sencillo y barato de desarrollar.

    Y, en ese escenario, Red Bull se siente capaz de convertirse en motorista. «Si los indicios de que el nuevo motor es mucho más simple en diseño, que se elimina el MGU-H y que va a seguir siendo innovador pero el límite de costo anual va a ser de alrededor de 50 millones son correctos, entonces ya no es un tema tan complejo como el motor actual», señala Helmut Marko.

    «Eso significa que podríamos hacer el desarrollo de un motor de este tipo con la parafernalia que tendremos en Milton Keynes», afirma el austriaco. «Ya sea por nosotros mismos o en cooperación, entonces es una cuestión de negociación, diría yo».

    Para llegar a ese escenario aún quedan muchos asuntos por concretar. El primero es la congelación de los motores, en un principio programada para 2023. Tanto Mercedes, como Ferrari y Renault, deben estar de acuerdo con ello y Red Bull aún no ha conseguido que eso suceda. El tiempo corre mientras Red Bull y AlphaTauri siguen sin saber con qué motor competirán en 2022.

    Fuente: Autosport