¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Un Ford GT40 y varios Porsche 911 entre los clásicos caídos en la Nürburgring Classic

    Durante la prueba de las 24 Horas Nürburgring Classic, previa a la célebre prueba de 24 Horas, ha habido incidentes de todo tipo, con múltiples deportivos de competición vintage y caros vehículos de colección acabando destrozados contra los guardarrailes del infierno verde.

    Porsche 911.

    Este fin de semana se corren las 24 Horas de Nürburgring, pero antes de la salida de la mítica carrera, el fin de semana se completa con otras pruebas, como las carreras del Campeonato WTCR o la destinada a deportivos clásicos.

    En la edición 2018 de las 24H Classic hemos asistido a numerosos lances de carrera y como es habitual, a innumerables salidas de pista. Aunque cuando el percance lo protagoniza un raro deportivo de colección con muchas décadas a sus espaldas y un valor de varios cientos de miles de euros, en algunos casos incluso millones, el golpe duele algo más verlo.

    Por tanto, aunque las 24 Horas clásicas del Nürburgring es todo un espectáculo gracias a los modelos que podemos ver evolucionar en pista, que podrían ser perfectamente piezas de museo, cuando una de las piezas más raras termina contra el guardarrail, duele verlo.

    Ford GT40.

    Durante esta prueba, en pista podemos encontrar desde un Volkswagen Golf GTI de primera generación a todo un Ford GT40, junto con modelos de múltiples tipologías, como grandes sedanes de la década de los cincuenta. Y como no podía ser de otra manera, numerosos Porsche 911 en muy distintas versiones de competición. A pesar de su disparidad, todos ellos tienen una cosa en común, son unidades de competición con muchos años a sus espaldas.

    En los vídeos inferiores podemos ver algunos de los incidentes más destacados de la carrera, todos ellos sin heridos de ninguna clase, a pesar de la espectacularidad de algunos de los golpes, en los que incluso llegamos a ver alguna vuelta de campana.

    Los golpes más dolorosos, por el valor de los vehículos protagonistas, son los de los que aparecen en las imágenes superiores, donde podemos ver un Porsche 911 de primera generación destrozar gran parte del frontal y salir por los aires el capó delantero e incluso el parabrisas, dejando muy dañadas ambas ruedas y el sistema de dirección. Y por último, el que probablemente sea el golpe con más daños económicos, pues el protagonista es uno de los escasos Ford GT40, que tras golpear contra los guardarrailes pierde todo el frontal, aunque eso no impide que el piloto pretenda seguir adelante.