¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Abrir o cerrar un Tesla con app móvil no siempre funciona

    Aplicación móvil de Tesla en un iPhoneTesla Motors

    Cuanto más altas son las expectativas, mayores son las decepciones cuando no se cumplen. Recientemente Tesla comprobó de primera mano lo que puede pasar cuando una aplicación móvil para clientes deja de funcionar temporalmente. Acabó perjudicando a la compañía en bolsa.

    Poco a poco los coches se van conectando a Internet para ofrecer funcionalidades a sus dueños. En el caso de coches eléctricos o híbridos enchufables es muy común poder conectar vía móvil con el vehículo para saber el estado de la carga, programar la calefacción a una hora o que recuerde dónde está aparcado.

    En el caso concreto de Tesla, tiene una aplicación para ofrecer varias funcionalidades, entre ellas la de abrir o cerrar el vehículo, aparte de las clásicas llaves, incluso con tecnología NFC. También puede limitarse el vehículo para entregarlo a un aparcacoches (oculta info personal, echa el cierre a guantera y maletero delantero...).

    Pues bien, de poco sirve dicha funcionalidad si deja de estar disponible por un problema puntual de la red o de los servidores de Tesla. Y es lo que pasó el miércoles, una caída del sistema que acabó afectando hasta a la cotización bursátil de Tesla en el NASDAQ de Nueva York.

    De acuerdo a los datos de la web Downdetector, que monitoriza la caída de servicios en red (como proveedores de Internet, servidores para juegos o banca), registró muchas quejas de usuarios de Tesla. La aplicación móvil quedó inutilizada temporalmente.

    Parece un caso más de lo que llamamos «problemas del primer mundo», el confiar en que las soluciones tecnológicas funcionan durante el 100% del tiempo y 24/7, cuando realmente ese porcentaje es más bien del 99% y algún decimal, siendo optimistas. Pasó en Estados Unidos en torno al mediodía en la hora central (EDT).

    Incluso llegó a haber algún caso de alguien que tenía las llaves dentro del coche, y con el móvil no podía abrirlo, así que tenía un «ladrillo» de decenas de miles de dólares. Algún desesperado hasta trató de contactar con Elon Musk vía Twitter, porque también hubo problemas con atención al cliente.

    Por esta «chorrada», que no lo es tanto hablando de coches tan caros, el miércoles las acciones de Tesla cayeron un 10,3%, y dada la capitalización bursátil de TSLA, hablamos de decenas de miles de millones de dólares. Es lo que tiene tener acciones muy sobreponderadas.

    En los últimos días hemos visto que, tras el pico histórico de cotización de la marca de Elon Musk, aparentes chorradas o simples movimientos financieros de calado hacen que sus acciones pierdan valor muy rápido, aunque luego lo acaben recuperando. Un día de estos, alguien entrará en pánico, y el pánico es contagioso.

    Y esta semana ya se había dado una decepción a los accionistas, que esperaban más chicha del «Battery Day», en el que se hicieron anuncios para el medio plazo, nada inmediato a no ser que hablemos del Model S Plaid, con más de 1.000 CV de potencia para satisfacer al cotarro americano de carreras en línea recta.

    Si Tesla puede perder tanto dinero por una simple caída de sus sistemas informáticos, tal vez le salga a cuenta tener redundancia para que esté todo arriba prácticamente el 100%, no vaya a ser que un cliente no pueda abrir el coche con su móvil y tenga las llaves dentro, o que algún despistado no pueda saber dónde aparcó.

    En cierto modo, la tecnología nos puede acomodar y volvermos perezosos mentales hasta el punto de que perdamos facultades. De momento ya hemos perdido la habilidad de memorizar números de teléfono más allá del de nuestros padres, hijos, pareja y poco más. Otros se dejan las llaves dentro del coche.

    Permanece en área misteriosa la cifra de clientes afectados, el tiempo que permaneció el sistema caído y cuántos sufrieron ataques de ansiedad. El teléfono móvil está bien para abrir o cerrar el coche como funcionalidad extra, pero debería ser de Barrio Sésamo eso de llevarlas en el bolsillo, y que el coche avise de dicho descuido.

    Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto