¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Toyota y Suzuki exploran cómo trabajar de forma conjunta

    Toyota y Suzuki van a trabajar de forma más estrecha durante los próximos años. En una rueda de prensa conjunta en Japón, los líderes de ambas compañías han anunciado que van a explorar en qué aspectos pueden ayudarse mutuamente y seguir compitiendo.

    Akio Toyoda y Osamu Suzuki, líderes de Toyota y Suzuki

    La tecnología y el automóvil son fenómenos ya íntimamente ligados e indisolubles. Los crecientes costes en desarrollo e investigación (i+D) son cada vez más pesados, y los fabricantes tienden a compartir esfuerzos para que ese desarrollo sea más económico, de forma en que todos salgan ganando.

    Toyota tiene diversas alianzas con fabricantes muy dispares. Tiene un acuerdo con Mazda (motorizaciones), otro con BMW (diésel, deportivos), dos con PSA (utilitarios y furgonetas), otro con Subaru (deportivos)... Además, el fabricante de coches pequeños Daihatsu fue absorbido por completo por parte del fabricante japonés líder en el mundo. La industria nipona del automóvil tiende a consolidarse.

    Los fabricantes pueden compartir gran parte de los costes y ofrecer productos diferenciados

    Al igual que se hizo con Mazda el año pasado, Toyota y Suzuki han anunciado que trabajarán juntos en áreas como los coches ecológicos, la conectividad o seguridad. Suzuki y Toyota evaluarán de qué forma pueden ayudarse entre ellas y ahorrar costes, las posibilidades son múltiples. No se trata de un memorando de entendimiento, tampoco de un matrimonio; es una fase previa, se están conociendo.

    Aunque Toyota tiene varias alianzas, reconoce estar por detrás de algunos rivales europeos y americanos. A su vez, Suzuki es un fabricante que estaba ligado a la órbita del Grupo Volkswagen, y el divorcio se consumó a lo largo del año pasado. Habían anunciado colaborar conjuntamente en 2009, pero no fue un buen maridaje. No todas las uniones acaban siendo productivas.

    Toyota es un fabricante muy potente en lo relativo a los coches medianos y grandes, tecnología híbrida y sistemas de seguridad. Por su parte, Suzuki es un fabricante docto en coches de precio reducido o crossovers, aspectos en los que Toyota tiene que mejorar un poco, sobre todo en mercados emergentes.

    Este acuerdo no implica en absoluto una futura absorción de Suzuki. Seguirá compitiento contra Toyota de forma equilibrada y justa. No se ha previsto todavía un intercambio accionarial para reforzar esos lazos. Tampoco se ha creado ninguna joint-venture (empresa participada a partes iguales para un fin común). El acuerdo tiene, en principio, ámbito global.

    Toyota AYGO x-cite. Para la fabricación de coches pequeños es muy importante tirar de alianzas porque reduce mucho los costes de desarrollo. Este modelo se diseñó junto a Citroën y Peugeot

    No es la misma política de Renault Nissan, que está pendiente de poderse quedar con el 34% de las acciones de Mitsubishi, aprovechando que las acciones bajaron por una de tantas neurosis bursátiles debido al escándalo de las homologaciones del fabricante de los tres diamantes. Eso es una absorción, pendiente de aprobación administrativa dada su envergadura.

    Más fabricantes pueden unirse si lo desean

    ¿Será tal vez una forma de avanzar en coches eléctricos? Ayer comentábamos un estudio que liga la invasión de coches eléctricos en las grandes ciudades a las dificultades de poseer vehículos convencionales, a las cuantiosas subvenciones y a la mejora de la tecnología. En el enfoque de movilidad de Toyota los modelos eléctricos se basa más bien en que solo tienen sentido a distancias cortas. Tal vez deban cambiar el chip.

    Tanto Toyota como Suzuki consideran que deben ponerse al día en nuevas tecnologías y tendencias de cara a cimentar su supervivencia a largo plazo. Toyota está investigando en materias como la conducción autónoma, la robótica, inteligencia artificial, pilas de combustible de hidrógeno, etc

    Suzuki Ignis, un modelo de tamaño contenido, una de las especialidades de Suzuki

    Suzuki tiene un acuerdo con Fiat en materia de motores, pues los diésel que se montan en Europa son de origen italiano. Posiblemente el acuerdo con Toyota permita perfeccionar las motorizaciones de gasolina -con o sin hibridación- para que no haga falta ofrecer motores diésel. Tampoco hay que olvidar los nuevos motores gasolina Suzuki BoosterJet y DualJet, muy austeros, ni los semihíbridos (SHVS) que han salido este año.

    Si bien en tecnología híbrida Toyota es un líder incontestable, bien es cierto que el sistema híbrido de Suzuki logra un elevado rendimiento con un sistema más ligero en peso y cantidad de componentes, más sencillo, y que reduce los consumos de sus gasolina a niveles muy muy buenos. Además, su solución parece mucho más económica en coches pequeños.

    Tendremos que esperar unos meses para ver qué nivel de concreción tiene este acuerdo, y en qué se materializa. Hasta entonces podemos especular mucho. ¿Acabará arrepintiéndose Volkswagen de haber dejado marchar a su socio nipón? ¿Podrá Toyota gestionar tanta alianza con sus rivales de forma sostenible? ¿Ayudará este acuerdo a que Toyota resista el embiste de Volkswagen?

    Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto