¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

AnálisisGRID 2: probamos el último juego de Codemasters

Cinco años después de la primera entrega, Codemasters trae GRID 2, una secuela espiritual más de la clásica serie TOCA Touring Car que comenzó en 1997. Competición muy variada en este título de motor que está a la venta desde el 30 de mayo para PlayStation 3, Xbox 460 y PC.

GRID 2 relata la trayectoria de un piloto desde que entra ensu primer club de competición hasta que se proclama el mejor del mundo endiferentes tipos de pruebas. Realmente es un juego que empieza a saco poniendoal jugador al volante de un coche desde el minuto uno. Sin embargo elaprendizaje de las mecánicas y la conducción es importante, y al principiocuesta hacerse “al todo vale” que ofrece: no hay una conducción correcta y sepuede llevar un estilo deportivo con derrapes, otro más realista de competición,más físico y sirviéndose del contacto…

Y es que ese es uno de los pilares del juego: la variedad.Se pueden pilotar muscle cars, deportivos, turismos, monoplazas… y cada clasede vehículo tiene un control distinto. Además dentro de los de la misma clase varíala tracción (delantera, trasera o a las cuatro ruedas) y unos invitan más a derrapary otros a conducir responsablemente. Las marcas licenciadas son todas las másimportantes del sector: Nissan, Ford, McLaren, Mercedes, BMW, Bugati…

Sinembargo, teniendo en cuenta el panorama actual de videojuegos de motor, essignificativo que se haya dejado aparcada cualquier vertiente tuning, más alláde la pintura y los vinilos y pegatinas, ya que no permite cambiar el aspectode ninguno de sus vehículos, ni tocar la configuración mecánica. Cada cochetiene sus propias características, y si uno no es el más conveniente para unacarrera en concreto la solución es probar con otro.

Realmente, el juego se encuentra en el punto justo entre laconducción arcade y la realista, y por eso permite tanta libertad de maniobra.El manejo del vehículo no es hiperrealista como en Gran Turismo o Forza, perosí su comportamiento según las superficies, la inercia, los golpes…

GRID 2 tiene varios elementos característicos propios, y unoes el sistema de daños, que permite activar una opción para que el vehículovaya rompiéndose con los golpes, y con ello empiecen a dar problemas losfrenos, la dirección, exploten los neumáticos… Todo esto hace, por supuesto, quecuanto peor se conduzca, menos posibilidades hay de acabar la carrera en buenaposición.

Para paliarlo, dispone de la función Flashback, que permiterebobinar unos segundos hacia atrás en el momento que elijamos, aunque su uso estálimitado a cinco veces por carrera. Esto en principio facilita las cosas y da unasegunda oportunidad de tomar bien una curva o evitar un golpe, sin embargo, noes infalible, puesto que hay momentos en los que rebobinar provoca un corte deritmo, y cuesta hacerse con el control en según qué situaciones deje al jugador.

A la misma vez que es una forma de rescatar al piloto del desastre, tambiénsupone una limitación en los reintentos, ya que si el coche explota, es posiblevolver al punto en que estaba entero, pero solo el número de Flashback que nosqueden por utilizar. Si se agotan, es obligatorio reiniciar la carrera.

Las pruebas alternan las calles de ciudades como Barcelona,París y Chicago con circuitos cerrados como Indianápolis o Yas Marina, y carreterasy puertos de montaña. Dentro de estos circuitos se desarrollan pruebas tradicionalescon vueltas, sprints de un punto a otro, persecuciones, puntos de control, competicionesde derrapes, de resistencia y las LiveRoutes, de nueva inclusión en el título.Estas últimas tienen la particularidad de que en determinados puntos cambia ladirección del circuito conforme pasan las vueltas. Son bastante originales y nodan la sensación de que el jugador esté dando vueltas en un circuito, sino másbien un paseo por la ciudad viendo todas sus calles. Resultan especialmentedestacables en las pruebas de resistencia, porque prácticamente no se pasa dosveces seguidas por el mismo tramo en los 6 o 7 minutos que duran.

El marco y eldesarrollo de GRID 2 están diseñados de tal forma que permite misionesprincipales y secundarias. Las principales son obligatorias para poder avanzar,y las secundarias son pruebas propuestas por los sponsor del equipo o el propiojuego para obtener recompensas adicionales, como vehículos nuevos. Estascomprenden básicamente contrarrelojes y fases de adelantamientos. En lassegundas, el circuito se llena de vehículos en constante movimiento y elobjetivo es adelantar al mayor número de ellos sin chocar ni rozarlos.

En lamayoría de casos son muy satisfactorias, sin embargo hay ocasiones en que lainteligencia artificial falla y perjudica seriamente al jugador. En primerlugar, a veces apelotona a los vehículos en pista y deja segmentos vacíos, conlo que no se consigue sumar puntos; y por otra parte, pasa por alto quenuestros rivales vayan conduciendo a lo loco y embistiendo al tráfico.

La duración es más que aceptable, y no baja de las 15-20horas, sobre todo si se pretende completar al 100%, y es al final donde ponetoda la carne en el asador, ya que el subidón de dificultad es severo en losúltimos compases. También hay que destacar a su favor que invita a ser rejugadopara mejorar tiempos y puntuaciones. Con respecto a esto, se palpa una granvertiente social, y organiza a los jugadores con tablas clasificatorias y muchaconexión entre los ellos; además, permite subir repeticiones a Youtube. Parahacer creer al jugador que es realmente ese piloto exitoso del juego, en estaocasión la experiencia se mide en número de seguidores, que van aumentando alganar torneos y realizar pruebas de promoción.

Los modos on line presentan los mismos tipos de pruebas quela campaña principal con carreras de hasta 12 jugadores, y a esto se añaden unaserie de retos semanales que sirven para subir posiciones en el ranking mundialdel juego.

El apartado visual y estético de GRID 2 también está muycuidado. Los modelados y las texturas muestran un gran nivel, y en lapresentación tiende a la espectacularidad gracias al uso de filtros y planosque le da un toque cinematográfico.

Las localizaciones donde se emplazan los circuitos sonimpactantes, sobre todo en las pruebas de montaña, aunque las urbanas nodesmerecen en ningún momento. A la belleza natural se suma la representación detodo lo que conforma el acto competitivo: vallas, espectadores en diversospuntos, cámaras, sponsors, fuegos artificiales… y con todo ello recrea unconjunto muy bien integrado y muy agradable a la vista.

Las carreras se desarrollan a diferentes horas del día, yesto se ve reflejado en unos efectos atmosféricos muy realistas que bañan loscircuitos con luz intensa por las mañanas, anaranjada al atardecer y hastaniebla. En esta cuestión, son muy destacables las pruebas nocturnas, para lasque es recomendable reducir el brillo del juego y disfrutar de rutas realmentea oscuras tan solo iluminadas por los faros del coche y los focos repartidos porla carretera. Impactantes, sin duda.

Para la cantidad de elementos en pantalla que mueve eljuego, la tasa de imágenes por segundo es muy rápida, sin embargo hay ciertosmomentos en los que se amontonan muchos coches a gran velocidad y la fluidez seresiente, dando leves tirones.

En el apartado sonoro, hay que destacar que solo cuenta conmúsica en los menús, y durante las carreras lo que acompaña es el ruido de losmotores y la gente animando. Nuevamente, esto sirve para que el jugador sientamás cercana la sensación de la competición, sin embargo, tras varias horas dejuego se echa en falta algún acompañamiento. No obstante, en las últimasvueltas de los torneos sí introduce ciertos temas de tensión, aunque después detantas horas en silencio aparecen de forma brusca.

De todas formas, para romper esa monotonía, mientras sedesarrollan las carreras va hablando el jefe de equipo por el pinganillo, dandoconsejos sobre cómo mejorar los tiempos, qué tipo de conducción es el másadecuado para el vehículo que llevamos, y hasta el nivel de daños y cómorepercuten en su rendimiento.

Conclusión

GRID 2 es un título que aporta calidad al panorama devideojuegos de motor. Sabe que no tiene por qué ser como los demás, y aunque labase y el desarrollo del juego son similares a otras propuestas, la variedad deestilos de conducción y ciertos añadidos propios como las LiveRoutes y lafunción Flashback le da una entidad diferente.

Sumerge al jugador en el ambiente de competición, tanto enlo jugable como en lo audiovisual, y es sin duda una experiencia muygratificante que mantiene un gran nivel durante un buen número de horas.

Fuente: Codemaster

Noticias relacionadas

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto