¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Baleares exigirá achatarrar un vehículo para las ayudas del Plan MOVES II

    Cables de recarga para Citroën E-MehariCitroën

    Las ayudas para comprar coches eléctricos en las Islas Baleares se pueden solicitar desde el 8 de octubre, pero con una novedad respecto al resto del país: será requisito demostrar la baja definitiva de otro turismo, o no haber tenido otro durante un año.

    La consellería de Transición Energética de Illes Balears, en la resolución publicada en el BOIB ayer, ha detallado la convocatoria de subvenciones del Plan MOVES II, restringido a híbridos enchufables y eléctricos puros en el caso de vehículos ligeros. La siguiente condición es exclusiva del territorio insular:

    «Para los vehículos M1 (turismos) es requisito que el comprador del vehículo subvencionable acredite la baja definitiva de un vehículo para desballestar en el Registro de Vehículos de la Dirección General de Tráfico (DGT) mediante la presentación del certificado acreditativo correspondiente a la baja definitiva del vehículo».

    Se deberá demostrar la titularidad del vehículo a sacrificar durante los últimos 12 meses y estar al corriente del impuesto de vehículos de tracción mecánica de 2019. En el caso de los particulares sin actividad profesional, pueden acceder a la ayuda si o solo si no han tenido un vehículo a su nombre durante los últimos 12 meses -anteriores a la fecha de solicitud-.

    En la primera convocatoria del MOVES existía este requisito en España, pero se aceptó su retirada para que las empresas pudiesen beneficiarse, dado que concentran la mayoría de matriculaciones de vehículos eléctricos. Esta vez es Baleares quien va por su cuenta y endurece los requisitos.

    De todas formas, el presupuesto no va a dar para mucho. De los 963.292,02 euros presupuestados hay que quitar la décima parte, reservada para vehículos pesados -que pueden ser GNC/GLP-, y otros 90.000 euros para los solicitantes con movilidad reducida. Según los cálculos del Diario de Mallorca, como el máximo son 5.500 euros por coche, eso daría para 200-250 operaciones de compra.

    La convocatoria está detallada en el BOIB Núm. 169 (1 de octubre) en sus páginas 32.815 a 32.836, accesible también en PDF. El plazo para las solicitudes se abrirá el 8 de octubre, y hay de tiempo hasta que se agoten los fondos presupuestados. Es muy importante comprobar que se cumplen todos y cada uno de los requisitos -que por razones de espacio, no podemos detallar aquí-.

    Las patronales automovilísticas se han posicionado en contra

    A la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor, Reparación y Recambios (GANVAM) no le ha hecho ninguna gracia, calificando estas bases como «discriminatorias» por el requisito de achatarramiento que no hay en el resto de territorios. Es más, puede perjudicar a los que pidieron las ayudas retroactivamente.

    Cito textualmente: «Además, el Moves 2020 de Baleares, que solo exime de la exigencia de achatarramiento a los particulares que no hayan sido titulares de un vehículo en los 12 meses anteriores a la fecha de solicitud, sitúa a las personas físicas que se hayan acogido al carácter retroactivo de programa en una situación de indefensión, ya que pueden ver ahora denegadas las ayudas por no cumplir con los nuevos requisitos».

    En el resto de España la baja definitiva incrementa la cuantía de la ayuda, pero no se exige

    GANVAM exige al Govern insular que corrija las bases de la convocatoria para ceñirse a lo dispuesto por el Real Decreto 569/2020, de 16 de junio, por el que se regula el programa de incentivos a la movilidad eficiente y sostenible (Programa MOVES II) y así tener todos las mismas condiciones.

    Por su parte, la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (ANFAC) considera incomprensible que Baleares haga la guerra por su cuenta e introduzca un requisito adicional. Obviamente, también solicita la retirada de la exigencia de achatarrar un vehículo.

    El quid secundario de la cuestión es que las empresas no suelen tener vehículos suficientemente antiguos para achatarrar, por lo que se quedan fuera de las ayudas. Por lo tanto, se ven perjudicados tanto particulares como empresas, y esto se ha sabido tarde, porque la convocatoria tendría que haberse publicado hace semanas.

    Y no es la primera vez que Baleares es un verso suelto. Ya pasó con la intencionalidad previa de impedir matriculaciones de vehículos diésel desde 2025 y los gasolina desde 2035, medida que tuvo que suspenderse para no chocar contra la normativa estatal. Por sus características, las Baleares son ideales para el despliegue de los coches eléctricos, sobre todo Ibiza y Formentera.