Logo Motor.es

¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir

Las baterías de sodio llegarán a los coches de combustión e híbridos y no tardarán mucho, el adiós a las de plomo o de gel se acerca

Las baterías de sodio llegarán a los coches de combustión e híbridos y no tardarán mucho, el adiós a las de plomo o de gel se acerca
Las baterías de arranque los de coches térmicos e híbridos se beneficiarán de la tecnología de sodioAltris
Fran Romero
Fran Romero4 min. lectura

Las baterías de sodio se están imponiendo entre los coches eléctricos como una solución de facto a la escasez del litio. La abundancia del sodio las hace particularmente interesantes para los modelos de cero emisiones, una tecnología a la que también se le está buscando otra aplicación: para los coches de combustión e híbridos y alimentar los sistemas eléctricos.

La gran mayoría de los coches del mercado cuentan con una batería de plomo ácido para alimentar los sistemas eléctricos. El catálogo es enorme, tanto de electrolito sólido como líquido, éstas últimas conocidas como baterías de gel, lo que se consigue añadiendo sílice al ácido sulfúrico para crear una pasta viscosa. Una de las grandes ventajas de esta batería es que su vida útil oscila entre los cinco y los diez años.

En los últimos años, con la llegada de los modelos MHEV, se suma una pequeña batería de iones de litio para apoyar al sistema de arranque. Pero con el auge de las baterías de sodio para la futura hornada de coches eléctricos, los proveedores de la industria del automóvil buscan nuevas aplicaciones para estos acumuladores de energía y los suecos de Altris ya han encontrado una fórmula para ir abaratando costes, además de ofrecer mejores prestaciones a los usuarios de los coches de combustión, híbridos y enchufables.

Northvolt
Las baterías de iones de sodio dan un paso al frente, los térmicos e híbridos también las usarán.

Las baterías de sodio no solo serán de tracción, llegan a las de arranque

En estrecha colaboración con Clarios, un fabricante de baterías, han logrado trasladar esta tecnología para coches eléctricos a los térmicos con dispositivos de bajo voltaje y con un máximo de 60 Voltios. Una solución más eficiente a medida que la electrónica avanza y es cada vez más notable a bordo de los equipamientos de confort, conectividad y seguridad que requieren una mayor alimentación de energía eléctrica.

Las baterías de iones de sodio que, por ahora, no están listas para su comercialización a gran escala, son una solución a la escasez continua de las reservas de litio en el planeta, fabricadas con una combinación de cloruro de sodio -sal común-, madera, hierro y aire, por lo que también son más sostenibles desde el punto de vista de la economía circular. Es decir, más simple y llanamente, el reciclaje.

El sodio abunda más en el mundo que el litio, el sustituto perfecto

Los cuatro materiales son más abundantes en el mundo como para producir iones y celdas de sodio, además de que también son más limpios y no se han de someter a un proceso para eliminar las impurezas en forma de minerales tóxicos. Esta es una de las grandes ventajas de la nueva generación de baterías de bajo voltaje, a la que se suma también una mayor durabilidad y seguridad. Altris ha apuntado que uno de cada tres coches en más de cien países de todo el mundo montarán estas nuevas baterías de bajo voltaje, si es que no hay un fabricante que se adelante y firme un acuerdo de colaboración para suministro propio.

Seguro coche

Calcula ahora el precio de tu seguro de coche

¡Infórmate!
Contador visitas