¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es
  • El experimento de rastreo del INE es muy interesante por sus aplicaciones prácticas

El experimento de rastreo del INE es muy interesante por sus aplicaciones prácticas

El Instituto Nacional de Estadística (INE) realizará un experiemento de minería de datos para determinar los flujos de movimiento de la población a partir de la posición de los teléfonos móviles. No supondrá un problema para nuestra privacidad, será anónimo.

Fotografía: Christopher Scholz (Flickr) CC BY-SA

Se dice que el petróleo del Siglo XXI son los datos. Gracias a los teléfonos móviles y la conexión permanente a Internet se pueden obtener datos muy importantes para las empresas, las instituciones públicas o los propios usuarios... sin saberlo. La colección de grandes colecciones de datos se llama big data o macrodatos.

El INE va a hacer una recolección de datos de posición de los teléfonos móviles de acuerdo con las operadoras Movistar, Vodafone y Orange durante ocho días, entre 2019 y 2020. El objetivo es determinar los flujos de movimiento, dónde reside la gente, y a dónde se desplaza. Y todo eso se hará sin violar la Ley Orgánica de Protección de Datos (LOPD).

Los estadísticos solo tendrán acceso a datos desagregados, es decir, que no incluyen ningún dato personal ni mucho menos una identificación. Es un experimento pionero en España, y a nivel europeo lo es también, ya que es a gran escala y con más de un operador. Hay un antecedente en Holanda.

A diario estamos compartiendo ya ese tipo de información a través de nuestros teléfonos. Por eso Google Maps, Waze o similares pueden prever cuánto se tarda de un sitio a otro, cuánto movimiento tendrá un local, si el autobús va muy lleno, si hay aparcamiento disponible en una zona o si hay un atasco. Es información desagregada.

España se va a dividir en 3.500 celdas, en cada una ha de vivir un mínimo de 5.000 personas. La primera fase del estudio es los días 18, 19, 20 y 21 de noviembre, todos laborables. Se distinguirán por la noche los trabajadores nocturnos de los que estén durmiendo -se considerará que es el lugar de residencia-.

También se van a recopilar datos el 24 de noviembre (domingo), 25 de diciembre (festivo), y en 2020 el 20 de julio y 15 de agosto. De esta forma se podrán establecer diferencias entre el flujo de trabajadores y estudiantes de los que se hacen por motivos de ocio, familiares o por las vacaciones.

¿Es legal? Sí, porque es información desagregada, pero se puede efectuar el derecho de oposición, tal y como está previsto en la LOPD (más información), pero antes de que se realice la captación de datos. La alternativa es la de tener el teléfono móvil en modo avión o apagado durante esos ocho días. Es indiferente que estén activados o no los datos móviles, los datos son a nivel de celda GSM (telefonía).

En telefonía digital cada terminal está conectado a una celda GSM, pudiendo determinarse si está en una celda o en otra, pero sin una gran precisión

Esta información puede ayudar mucho a la planificación de infraestructuras, diseño de mejores combinaciones de transporte público, prevención de atascos o accidentes, establecer políticas más efectivas de vivienda o trabajo, etc. Además, es un estudio mucho más eficiente, evita contratar 50.000 encuestadores. En 2001 un estudio similar costó más de 150 millones de euros.

Me temo que ya es un poco tarde para darnos cuenta de que nuestros teléfonos móviles son unos espías que pueden determinar dónde estamos, qué hacemos, qué decimos, a quiénes conocemos, a dónde solemos ir, cuándo dormimos... todo eso se ha ido recogiendo de forma transparente a nosotros (consecuencia directa de no leer la política de privacidad de cada aplicación, que esa es otra).

Por ejemplo, Blablacar está recopilando información de los destinos y orígenes más habituales en determinadas zonas para establecer un servicio de autobuses no cubiertos por el típico régimen de concesión pública. De momento tocará esperar para España, pero ya está en marcha en algunos países europeos.

Es más, el auge de los coches con conexión a Internet permitirá también recopilar datos que pueden mejorar la experiencia de uso o mejorar la seguridad vial. Por ejemplo, el prototipo Peugeot Instinct Concept anticipa esa visión, un coche que nos "conoce" y que permite adelantarse a nuestros deseos y demandas de forma más eficiente.

Las leyes vigentes ya protegen nuestra privacidad, pero en último término tenemos que ser responsables con la información que compartimos y conocer para qué va a utilizarse. En el caso del INE no hay, en principio, ningún motivo para preocuparse, es una empresa estatal y seguirán sin poder saber quiénes somos, solo recibirán información desagregada de los operadores de telefonía móvil.

Fuente: El País

Noticias relacionadas

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto