¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    El GLP maximiza su ventaja económica con el descuento gubernamental de 20 céntimos por litro

    El GLP maximiza su ventaja económica con el descuento gubernamental de 20 céntimos por litro
    Javier Costas
    Javier Costas5 min. lectura

    Aquellos que apostaron por el GLP, ya sea con un modelo adaptado de fábrica (o en concesionario) o convirtiendo su coche, se han llevado una gran alegría desde que se bonifica el combustible con un descuento de 20 céntimos. La ventaja es máxima.

    A raíz de la invasión rusa de Ucrania, el combustible se ha puesto a niveles insoportables. En el caso concreto de España, la gasolina ha subido mucho de precio, aunque más ha subido el gasóleo. Dejó de ser imposible ver precios por encima de 2 euros por litro.

    Hace un mes os contamos que el GLP era el combustible de automoción que menos había subido, e incluso actualmente tiene un precio muy razonable a tenor de lo que incrementaron gasolinas, gasóleo y gas natural comprimido su precio. Como el GLP suele venir de yacimientos de África, el impacto ha sido mucho más leve.

    Según el último boletín petrolero de la Unión Europea, el GLP cuesta en España una media de 0,97 euros por litro, muy por debajo de los 1,772 euros por litro de la gasolina de 95 octanos y de los 1,784 euros por litro del gasóleo. Hasta aquí, los precios sin van descuento gubernamental.

    Desde abril los automovilistas han notado un pequeño respiro en sus bolsillos al recaudar el Estado y CCAA 15 céntimos por litro, y las compañías petrolíferas 5 céntimos por litro menos. Los descuentos se aplican sobre los precios anunciados públicamente.

    Para un repostaje de 50 litros hablamos de una reducción de precio importante, 10 euros. Como la rebaja es absoluta y no porcentual, nuevamente el GLP obtiene la ventaja máxima por dos razones: era el combustible que menos había subido de precio, y el descuento se nota aún más.

    Vamos a repetir el ejemplo de hace un mes. Supongamos el mismo modelo de turismo que gasta 7 l/100 km con GLP, 6 l/100 km de gasolina o 4,5 l/100 km de gasóleo. En la tabla a continuación observamos la diferencia de conducir 100 kilómetros con estos consumos medios. Aplicamos los descuentos a los precios medios de abril:

    De esta forma, ahora el automovilista que usa el coche gasolina ha pasado de gastar 8,82 a 9,42 euros por el mismo recorrido, el que usa el diésel de 6,03 a 7,11 euros, y el que apostó por el GLP de 5,88 a 5,39 euros.

    Efectivamente, los números nos demuestran que moverse con GLP es aún más barato que antes de la invasión rusa de Ucrania, ya que el peso del descuento es más importante en una magnitud pequeña. En cambio, los automovilistas con gasolina y gasóleo notan poco alivio en sus bolsillos.

    Si aprovechamos los descuentos de ciertas gasolineras, que han atacado comercialmente con 10 céntimos adicionales, los números son aún más atractivos. Me pondré de ejemplo, parando en una de las gasolineras más baratas de Madrid reposté 39,6 litros de GLP a un precio base de 0,839 euros por litro, eso sin el descuento.

    La gasolinera en sí me descontó 1,98 euros (5 céntimos por litro), la parte estatal bajó en 7,92 euros, y el descuento adicional por fidelidad me añadió otros 5 céntimos por litro de descuento directo. Total, los 39,6 litros me costaron 21,36 euros. Sin contar el descuento indirecto que acumulo para otra ocasión, son 0,54 euros por litro.

    No he repostado a ese nivel de precios desde hace más de cuatro años, aproximadamente

    Dado que el descuento estatal va a extenderse hasta el 30 de junio, los automovilistas que han apostado por el GLP van a notar el mayor alivio en sus bolsillos. Es más, pueden volver a moverse con los precios de hace años, maximizando el beneficio de la conversión o el sobrecoste de la compra.

    Queda marcado como precedente que el GLP como combustible alternativo resiste mejor el alza de precios que gasolinas, gasóleo y gas natural comprimido. Incluso podemos decir que el precio ha subido menos que a muchos usuarios de coches eléctricos, que salvo que usen recarga rápida siguen con un coste por kilómetro más bajo (sin entrar a valorar cuánto les costó el coche).