¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Los híbridos enchufables, salvadores de las emisiones, no convencen en Alemania

    Detalle del enchufe de recarga de la batería del Volvo S90 Twin Engine

    Parece que los fabricantes no hacen todo lo posible por bajar los límites de emisiones, pero es todo lo contrario. Cada vez hay más híbridos enchufables en la oferta de casi todas las marcas, considerados la verdadera salvación ante los estrictos límites. Una solución que a los clientes no les termina de convencer, como demuestra un estudio europeo.

    Algunos fabricantes optaron por borrar al diésel de su oferta de productos y centrarse en la gasolina, los híbridos y los enchufables, mientras que algunos han optado por dar una nueva oportunidad a este combustible asociándose con un motor eléctrico y una batería. Las marcas se dieron cuenta de que los híbridos enchufables son una solución más factible para bajar los valores promedio.

    Pero lo que se logra en eficiencia no lo es tanto, por diversos factores que ya hemos visto con el catalizador, pero también por el peso. Los enchufables disponen de una batería que les proporciona una mayor autonomía en modo completamente eléctrico, pero el acumulador de energía pesa mucho más. Además, los fabricantes consideran esta forma de movilidad sostenible como el paso previo al eléctrico total, una forma de ir introduciendo a los clientes en una propulsión diferente.

    La tecnología híbrida enchufable permite las ventas de un SUV con 680 CV como el Porsche Cayenne Coupé Turbo S E-Hybrid

    De hecho, fue la solución para que los modelos más lujosos, SUV y grandes berlinas deportivas con potencias muy elevadas pudieran continuar a la venta, compensando también las cifras promedio de modelos de la gama con grandes motores de combustión, con bloques de seis u ocho cilindros en V que generan grandes cifras de emisiones de CO2.

    Pero de las palabras a la realidad hay un trecho muy sinuoso. Un estudio realizado en Alemania revela que los híbridos enchufables no terminan de convencer a los germanos. De hecho, un 52 por ciento de los encuestados están convencidos de que las ventajas ecológicas son muy bajas, frente a un 26 por ciento que considera todo lo contrario. Cuando los fabricantes creían estar convencidos de que los jóvenes de los 30 a los 40 años estaban más mentalizados con la ecología, la cuestión se agrava.

    Considerados potenciales compradores, el análisis demuestra que son los más indecisos y de todos ellos, los hombres más que las mujeres. El gran problema no es solo que se considere esta tecnología como poco ecológica, sino que hay un trasfondo detrás: el hecho de tener que enchufar para recargar la batería, porque estos modelos arrancan siempre en modo eléctrico, lo que supone disponer obligatoriamente de energía.

    Fuente: Civey

    Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto