¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Los retos a los que se enfrenta Fiat tras la fusión de FCA y PSA

    Los retos a los que se enfrenta Fiat tras la fusión de FCA y PSA
    Antonio Fernández
    Antonio Fernández4 min. lectura

    La situación de Fiat es delicada. La compañía italiana debe hacer frente a retos muy complicados si quiere disfrutar de un buen porvenir. Más aún cuando se ha anunciado la fusión de Fiat Chrysler Automobiles y Groupe PSA. El grupo automovilístico resultante de esta unión debe decidir qué hacer con Fiat.

    Fiat es una de las marcas que debe mover ficha una vez se materialice la fusión de Fiat Chrysler Automobiles y Groupe PSA. Algo que se producirá en un plazo máximo de 15 meses. Una vez concluya el proceso de unión de ambas compañías, se habrá dado vida al cuarto mayor fabricante de automóviles a nivel mundial. Un verdadero gigante de la industria automotriz. Son muchas las firmas que se verán afectadas por este movimiento estratégico.

    En un artículo previo ya señalamos que, por ejemplo, Lancia se beneficiará de la fusión de FCA y PSA. Pero no será la única firma italiana que sufrirá en sus carnes la alianza establecida por ambos fabricantes. Fiat se encuentra en una delicada situación. Y su futuro más inmediato estará marcado por esta unión. La marca pasará a integrarse a un grupo que contará ni más ni menos que con cuatro firmas generalistas en el mercado europeo: Citroën, Fiat, Opel y Peugeot.

    Ventas de Fiat a nivel global
    Así han evolucionado las ventas de coches de Fiat a nivel global.

    Hasta la fecha PSA ha sabido dotar a cada una de sus tres firmas generalistas de un enfoque propio para evitar la competencia directa entre ellas. Sin embargo, la entrada en escena de un cuarto actor complicará las cosas. Es por ello que una de las opciones que se baraja es hacer de Fiat una marca de coches urbanos. En la actualidad el fuerte de la firma italiana en el mercado europeo se encuentra en el segmento A. Además, no suena nada descabellado que Fiat vuelva a contar con un utilitario de segmento B, el ansiado sucesor del Punto.

    Fiat no entraría a competir en las categorías superiores. El Fiat Tipo puede tener los días contados en Europa puesto que en la actualidad no está del todo claro que su renovación vaya a llegar a nuestro mercado. Como decimos, es uno de los posibles movimientos estratégicos que ya se están analizando en el seno de FCA. A corto plazo veremos a Fiat ratificar su apuesta por la movilidad eléctrica con el nuevo 500e.

    La posición de Fiat con respecto a Citroën, Opel y Peugeot no es el único reto al que se enfrenta este nuevo fabricante de automóviles. La compañía italiana tiene otros problemas que deben ser solventados en el corto plazo. Las ventas globales de Fiat destacan la difícil situación que enfrenta la marca. Italia y Brasil son los dos mercados en los que Fiat está fuerte. Debe reforzarse en el resto de países donde está presente.

    Fiat frente a Citroën, Opel y Peugeot
    Esta es la posición de Fiat frente a Citroën, Opel/Vauxhall y Peugeot.

    Fiat debe renovar buena parte de su gama de modelos. El paso de los años está haciendo estragos en unos productos que piden a gritos un cambio generacional. Durante las últimas décadas el plan de producto de Fiat ha carecido de una visión estratégica, incluida una combinación inusual de coches urbanos, pick-ups, deportivos y descapotables. Fiat debe trabajar para posicionarse estratégicamente en el mercado. Debe decidirse si optará por apostarlo todo a los segmentos inferiores o, si por el contrario, quiere ratificarse como firma generalista.

    Fuente: Fiat Group World