¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    El Instituto Fraunhofer investiga baterías de aluminio para coches eléctricos

    Detalle de la batería de iones de litio del nuevo BMW iXBMW

    Las baterías de los coches eléctricos son el componente más caro. Su química es una de las grandes cuestiones a largo plazo, necesitando de materiales más eficientes en términos de densidad energética. El Instituto Fraunhofer de Alemania está investigando con baterías de iones de aluminio.

    El litio se acaba, las grandes reservas naturales de este elemento químico preferido por los fabricantes para las baterías de los coches eléctricos tiene los días contados, pero todavía a muy largo plazo. Aún así, los proveedores ya se han puesto manos a la obra para encontrar nuevas soluciones, como por ejemplo las de sodio.

    El Instituto Fraunhofer de Alemania, una auténtica eminencia en el campo de la investigación al servicio de los coches, se encuentra en una fase muy avanzada con baterías de iones de aluminio. Una tecnología de la que sus responsables apuntan que admiten una potencia de carga muy rápida y con una elevada eficiencia, sin apenas incurrir en pérdidas residuales Nada menos que el 90% de eficiencia energética y hasta 10.000 ciclos de carga.

    Foto componentes de una batería de iones de litio
    Las baterías de iones de litio cuentan con papel de aluminio, el material de las futuras baterías

    Las baterías de aluminio ofrecen importantes ventajas

    Los alemanes consideran que las baterías de aluminio son unas posibles sucesoras de las de litio, siendo más económicas al no necesitar materiales especiales. Fuentes del grupo de investigación explican que las baterías actuales de litio cuentan con un revestimiento de papel de aluminio de alta pureza y un ánodo de grafito, por lo que sus investigaciones se basan en utilizar el papel de aluminio como ánodo.

    Más concretamente, el equipo explica que «Con esta batería, no se imponen requisitos especiales de calidad al aluminio y las láminas habituales en el mercado son completamente suficientes para este propósito. Las baterías de aluminio también ofrecen un alto nivel de seguridad, porque no hay riesgo de incendio como con el uso de litio. Además, entre sus ventajas, el aluminio ofrece una densidad de energía volumétrica teóricamente cuatro veces mayor».

    Ulrike Wunderwald es la responsable de las investigaciones de materiales de batería en el Instituto Fraunhofer, quien ha explicado que utilizar polvo de grafito en el cátodo ha alcanzado una densidad de energía de 135 Wh/kg, por lo que la batería puede cargarse, y descargarse, en 30 segundos. Lógicamente, este tiempo no es el de la batería de un coche, pero la alemana no descarta que en un futuro esta tecnología pueda llegar a los futuros modelos.

    Fuente: Instituto Fraunhofer