¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    ¿Por qué noto el freno del coche blando o esponjoso?

    Se debe a una pérdida de líquido de freno, pero ¿por qué estás perdiéndolo?

    Si notas el freno del coche blando, o esponjoso, el problema está en la pérdida de líquido de freno. Puede tener su origen en la entrada de aire a las líneas de freno, o en su desgaste, así como en otro tipo de daños en otros componentes del sistema de frenos.

    Es posible que, en algún momento, notes al utilizar tu coche que el freno 'está blando'. Es decir, que cuando pisas el pedal de freno, tienes la sensación de que hay que ejercer poca presión con respecto a la habitual, y en relación a la intensidad de la frenada, o que la pisada es esponjosa. Son sensaciones que fácilmente se pueden identificar cuando conducimos el vehículo y pueden estar alertándonos de una avería. Puede ser un síntoma, por así decirlo.

    Habiendo notado que el freno del coche está blando, indudablemente el punto clave está en identificar cuál es la causa y si se trata de una avería; y ahondando más en la cuestión, de qué avería se trata o cuál puede ser la forma de darle solución. Así que te vamos a contar, efectivamente, cuáles son los motivos por los que puedes notar el freno del coche blando.

    ¿Por qué noto el freno del coche blando o esponjoso?

    Una vez hayas notado el pedal de freno blando, o con un tacto esponjoso, revisa a ver si tu caso coincide con alguno de los siguientes, que son los más habituales.

    Aire en las líneas de freno

    Si al pisar el pedal sentimos el freno del coche blando, el origen del problema puede estar en que exista aire en las líneas de freno. Es uno de los problemas habituales, y es que al 'colarse' aire en este circuito es posible que el líquido de freno no fluya como debería. En estos casos es recomendable cambiar o purgar el líquido de frenos.

    Estas averías son notables porque, al frenar, tenemos la sensación de que el pedal está blando o esponjoso.

    Líneas de freno dañadas

    Este tipo de problemas pueden deberse también a fugas o daños en la línea de frenos. Si se oxidan las líneas de freno, compuestas por tubos de acero, se pueden formar pequeños orificios por los que se escapa el líquido de freno. De este modo la presión hidráulica se reduce y tenemos la sensación de que el freno está blando o tiene un tacto esponjoso al presionar el pedal con el pie.

    Cilindros de freno dañados

    En modelos con frenos de disco delanteros, y frenos de tambor traseros, es posible que la corrosión del cilindro de la rueda dé lugar también a fugas de líquido de freno. De este modo se pierde también presión hidráulica y, además de que la efectividad en la frenada no es la misma que cuando están en buen estado, tenemos la sensación de que el pedal de freno tiene un tacto esponjoso.

    Desajuste de las zapatas de freno

    En modelos con tambor trasero es posible que notemos que el bombeo del pedal mejora el tacto del pedal. Si ocurre esto, es posible que el origen del problema esté en un desajuste de las zapatas. Es algo normal a medida que hacemos uso del sistema de freno, pero hay que revisar y ajustar estas zapatas; por otro lado, el uso del freno de mano puede favorecer su ajuste sin intervención en taller.

    Las fugas de líquido de freno pueden tener su origen en varios componentes del sistema.

    Otras averías por las que puedes sentir el freno blando o esponjoso

    Además de los casos anteriores, también se pueden dar estas sensaciones en el uso de freno por fugas en las mordazas de sistemas de freno de disco -que llevan a la pérdida de líquido de frenos- o por desgaste en el cilindro maestro. Estos son algunos problemas más graves que los detallados anteriormente, pero igualmente se pueden dar en nuestro vehículo.

    En cualquier caso, si notamos problemas con el sistema de frenos de nuestro vehículo es recomendable acudir a un taller a que lo revisen de manera detallada. En caso de no hacerlo, además de ir en contra de nuestra seguridad podemos agravar el problema a lo largo de los kilómetros.

    Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto