El futuro de Lexus pasa por ser una marca más SUV

El futuro de la marca Lexus pasa inexorablemente por aumentar la oferta de modelos SUV, tal y como han hecho las principales marcas Premium. La acogida de este segmento es mejor que la de los tradicionales sedanes de la marca.

Lexus UX Concept

Falta menos de un mes para conocer en el Salón de Ginebra el próximo modelo de Lexus. Se trata de un crossover basado en la misma arquitectura TNGA del Toyota C-HR -un experimento en sí mismo- y anticipado por el prototipo UX Concept en el Salón de París de 2016. Es un modelo por debajo del NX, actualmente el SUV más pequeño de Lexus, y estilísticamente será arriesgado.

El nuevo modelo tampoco se fabricará en Europa

La oferta de todocaminos de la marca japonesa constará por tanto de los crossoverUX, NX y RX. Los tamaños superiores no están disponibles en nuestro mercado, los GX y LX, basados respectivamente en Toyota Land Cruiser y Land Cruiser 200 y con sedientos motores de gasolina.

Sus características son realmente difíciles de vender en un mercado con la gasolina tan cargada de impuestos y sin la posibilidad de hibridarlos a la vista. Prácticamente todo lo que Lexus comercializa en Europa Occidental es híbrido, la respuesta de la división Premium de Toyota a renegar del motor diésel.

Extracto de la gama Lexus (Estados Unidos)

Pero Lexus tendrá competidores para los segmentos SUV Premium más importantes: C SUV, D SUV y E SUV. Los vehículos de estos segmentos están resultando competitivos frente a las berlinas y coupés de los segmentos equivalentes o un escalón superior, ya que el mero hecho de ser SUV implica un sobreprecio notable.

Los SUV tienen un fuerte carácter aspiracional, lo que antes hacían más los coupés y descapotables

Al menos Lexus tiene una característica contra la que la competencia poco puede hacer ahora, y es que todos se ofrecen con mecánicas híbridas. Lexus es, de lejos, la marca Premium que más modelos ECO está poniendo en las calles en España, así como a nivel europeo. Descartando los diésel, la tríada alemana dispone de algunos híbridos enchufables, y en menor medida, versiones de gas natural y algún eléctrico.

¿Debería Lexus limitarse a tener un SUV en cada segmento principal de competencia? Probablemente no. La lucha entre Audi, BMW y Mercedes-Benz ha llevado a estos fabricantes a innovar con formatos poco corrientes, como los SUV coupé, así como acercar este segmento al lucrativo B SUV Premium con modelos de tracción delantera, donde la clientela es más joven y más dada a experimentos para diferenciarse.

Bajo un planteamiento clásico este tipo de producto era totalmente inconcebible, ahora es una necesidad para hacer volumen con la generación Millenial o "Y"

Aunque la marca Premium de Toyota tiene un desempeño más que aceptable en mercados como Estados Unidos, Rusia u Oriente Medio, sigue teniendo pendiente la tarea de brillar en Europa. Además, su apuesta por la hibridación tiene la ventaja de que no ha de preocuparse por las emisiones de los diésel según se vayan endureciendo las normativas.

Marcas como Porsche ya tienen muy claro que necesita tener SUV y cada vez más electrificados

En cambio, los principales fabricantes europeos de gama alta tendrán que ir haciendo dolorosas concesiones para librarse de los diésel, y los híbridos enchufables y eléctricos no son la respuesta para todos los clientes. Tampoco podemos considerar como respuesta universal el abuso del downsizing con motores gasolina turboalimentados de tres cilindros o cuatro cilindros con turbo, pero descafeinados. Audi y BMW tienen ofertas de este tipo.

Se reconoce sin duda el avance estilístico que ha tenido Lexus en los últimos años, distanciándose bastante del cliché de marca que hace coches para gente de más de 50 años. La comparación visual entre el Lexus SC y el RC, por ejemplo, resulta abrumadora. Hasta puede considerarse que se les ha ido la olla con tanta agresividad en sus diseños, como parrillas que son medio coche visto de frente.

El BMW X2 es otro ejemplo de diversificación dentro de la gama SUV, un subsegmento comercialmente interesante: más factor capricho, más rentable

Lexus ya ha hecho una concesión importante a la clientela SUV más opulenta, y es la versión larga del RX con siete plazas útiles. Los consumidores americanos lo estaban demandando, ya que los modelos más grandes son más rudos como turismos al estar basados en un todoterreno de verdad y por utilizar motores de grandes cilindradas (incluso para baremo USA).

Que no nos sorprenda si los diseñadores de Lexus nos sorprenden con cosas más arriesgadas y carrocerías altas. A fin de cuentas, es lo que se lleva. Una marca Premium que se precie ha de pensar no solamente en los gustos actuales, sino en las tendencias, y hasta que pinche la burbuja de los SUV hay que exprimir sus pechos hasta que se sequen.

Además, hay otro buen motivo para apostar por carrocerías SUV, y es que hay más espacio para ubicar baterías o sistemas de propulsión alternativa que en los sedanes y coupés, reduciendo así pérdidas de espacio respecto a diseños 100% térmicos. Y es que Lexus también acabará subiéndose al carro de la electrificación, ya que la pila de combustible de hidrógeno se está tomando su tiempo como realidad comercial.

Tasa tu coche. ¡¡Gratis y sin compromiso!!

El redactor te recomienda

Noticias relacionadas

Más leídas
Más comentadas

¿Qué te parece el nuevo diseño?

Tú opinión nos importa.

Un pequeño formulario con nombre opcional, e-mail opcional y el comentario.

×