La otra cara del "Brexit"

Tanto la Comisión Europea como el Gobierno del Reino Unido están intentando acercar posturas para que haya un acuerdo amistoso de "divorcio" o "Brexit". Sin embargo, conviene conocer las situaciones que van a venir en el caso de que no hay acuerdo, a partir del 29 de marzo de 2019.

Las vertientes del "Brexit" son múltiples, y a todos los niveles. Durante años nos hemos acostumbrado todos los europeos occidentales a una serie de ventajas de formar parte del bloque común. Hay que acordarse de cómo eran las cosas antes, con más burocracia, más costes parásitos, más restricciones, etc.

El Gobierno de Downing Street está preparándose para cualquier escenario, incluyendo el "no deal", o sin acuerdo. Una falta total de acuerdo hará que en la práctica Reino Unido pase a ser un país extranjero respecto a Europa, con menos ventajas que -por ejemplo- Turquía.

Dicho escenario fatal, el "no deal", es deseado por algunos sectores del partido conservador (Conservatives), ya que bajo su delirante planteamiento el Reino Unido será más poderoso e independiente por su cuenta que dentro del bloque económico más importante del mundo (sí, es el primero).

Dejando al margen el problema industrial y comercial que se avecina, vayamos a cuestiones más mundanas. En el caso español, sin ir más lejos, es fácil ver vehículos británicos circulando por las zonas costeras, así como británicos conduciendo coches de alquiler cuando están de vacaciones. ¿Qué pasa con su carné de conducir?

A menos que haya un acuerdo específico, el permiso de conducir británico dejará automáticamente de ser aceptado en el resto de la Unión Europea. Precisarán obtener un International Driving Permit (IDP), es decir, un permiso de conducción internacional. En sentido inverso no hay de qué preocuparse, el carné español será reconocido, tal y como viene en una guía publicada en la página web del Gobierno británico.

Todo comunitario podrá conducir por el país hasta cumplir una edad de 70 años o cuando hayan pasado tres años desde que se inició la residencia en Reino Unido. Según la web gubernamental, se realizará el canje por nuestro carné español -y por extensión, de la UE- tal y como se venía haciendo hasta ahora. Lo mismo aplica a los coches de alquiler.

Caterham RHD - Fotografía: llee_wu (Flickr) CC BY-ND

No es muy frecuente la compraventa de vehículos entre el Reino Unido y el resto de la Unión Europea, ya que la particularidad del volante a la derecha restringe mucho el mercado en ambas direcciones. Los fabricantes radicados en el Reino Unido tendrán que pasar una homologación europea -aparte de la suya-, tal y como pasa con terceros países.

Salvo en casos muy concretos, se podrán seguir intercambiando los coches que cuenten con una homologación europea sin mayor problema. Ahora bien, los aranceles incrementarán los precios y hará que la operación sea menos interesante todavía, aunque el tipo de cambio respecto a la libra esterlina sea favorable.

Cuando se trate de la compra de un coche sin contraseña de homologación europea -como un coche japonés con volante a la derecha, JDM- los trámites serán igual de duros, a menos que se trate de españoles que aleguen traslado de residencia, que lo tendrán más fácil para volver con su coche. En sentido inverso, no suele haber tortas por importar vehículos LHD (con volante a la izquierda) al Reino Unido, a menos que sean muy especiales.

¿Una oportunidad, o un problema? - Fotografía: Kieran White (Flickr) CC BY

Si este artículo llega ante un español que está residiendo en el Reino Unido, de forma temporal o permanente, recomiendo leer la web How to prepare if the UK leaves the EU with no deal del Gobierno británico. En teoría, no habrá peor escenario que el descrito en ese sitio web. De todas formas, un consejo de amigo: si alguien está pensando en traerse un coche del Reino Unido, que espabile...

Parece que no, pero el "Brexit" va a suponer también cambios en nuestras vidas, al otro lado del Canal de La Mancha. La industria española del automóvil se verá afectada sin remedio, no necesariamente para bien. También tendrá un impacto importante en la industria del turismo, tengamos en cuenta que en 2017 visitaron España 19 millones de británicos, casi la cuarta parte del total (81,8 millones).

Todas las posibilidades están abiertas, incluyendo un recule total de Downing Street ante la dificultad de que se pongan de acuerdo sus miembros, y ante la presión de los que exigen un segundo referéndum , ahora que las cosas están mucho más claras respecto a las posibles consecuencias. Aún quedan seis meses de cuenta atrás.

Tasa tu coche. ¡¡Gratis y sin compromiso!!

El redactor te recomienda

Noticias relacionadas

Más leídas
Más comentadas

¿Qué te parece el nuevo diseño?

Tú opinión nos importa.

Un pequeño formulario con nombre opcional, e-mail opcional y el comentario.

×
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto