No es seguro que vaya a haber un "Brexit" en 2019

Una de las mayores perturbaciones a las que se enfrenta la industria del automóvil en Europa es la inminencia del "Brexit" en 2019. Cada vez queda más claro que Reino Unido no va a conseguir un mejor trato con el continente del que ya disfruta hoy.

Fábrica de Ellesmere Port (Grupo PSA), donde ya se notan los efectos del miedo al "Brexit"

Los desafíos más inmediatos a los que la industria europea del automóvil debe hacer frente es el cambio en el tablero de relaciones comerciales internacionales. Por un lado, los Estados Unidos de Donald Trump amenazan con subir los aranceles a los coches europeos -lo que tendrá respuesta simétrica- y por otro lado el "Brexit".

Que el segundo mercado europeo más importante quede fuera y que el cuarto productor europeo de automóviles haga lo propio es motivo de honda preocupación entre los fabricantes y de los cientos de miles de europeos que viven de la industria auxiliar.

Ha costado 10 años recuperar el volumen de producción del año 2007 -niveles precrisis-, o 19,6 millones de vehículos el año pasado. El viejo continente produce uno de cada cuatro vehículos en el mundo, 21% si consideramos turismos, o el 20% si hablamos de vehículos a motor en general. El "Brexit" va en contra de ese progreso.

Habiendo pasado ya dos años desde la votación por la cual ganó por la mínima la opción del "Leave" (irnos) y la opinión pública británica es más consciente de que no va hacia una situación más próspera, sino hacia un desastre. El voto del "Leave" fue fundamentalmente de ingleses nacionalistas y mayores, los segmentos jóvenes, Escocia y Gales votaron por el "Remain" (quedarnos).

El Daily Star publicó recientemente que el 53% de los británicos votaría por el "Remain" si hubiese un segundo referéndum ahora. De hecho, crecen las voces contra el Gobierno de 10 de Downing Street para que se celebre otra consulta, esta vez sin mentiras. Los partidarios del "Leave" mintieron sobre el estado de la sanidad (NHS), la inmigración o la forma de trabajar de la Unión Europea.

Habló de ello Charles Tannock (@CharlesTannock), eurodiputado conservador en el Parlamento Europeo, en los micrófonos del programa "Cinco Continentes" de Radio 5 Todo Noticias, y en perfecto español. El podcast con la entrevista no ha estado disponible hasta hace unas horas. Fue entrevistado ayer por la mañana, antes de producirse el último atentado frente al Palacio de Westminster.

Según Tannock, la posibilidad de que el Reino Unido no consiga un acuerdo con la Unión Europea ronda el 60%

Y parece realmente difícil que haya acuerdo. Los partidarios de salir de la UE son principalmente conservadores (tories) euroescépticos, nacionalistas y populistas- así describió Tannock a sus compañeros de filas, y prefieren un mal acuerdo a permanecer en la UE, aunque eso vaya a ser desastroso para el país.

Los negociadores de la Unión Europea no aceptarán un trato en el que se limite la circulación de servicios, mercancías o personas de un lado a otro del Canal de La Mancha, y mucho menos que Reino Unido ponga sus propios aranceles a mercancías que tienen como destino la Unión Europea, negociando directamente con terceros. Las posturas parecen irreconciliables.

La oposición a los tories son los labours o laboristas, más a la izquierda. Aunque el dirigente Jeremy Corbin sea euroescéptico, la mayoría de sus correligionarios prefieren mantenerse en la Unión Europea o lograr un mejor acuerdo, llamémoslo "Brexit" suave, en el que no se exija tanto a Bruselas y se abra más la mano. Obviamente lo mejor para la industria automovilística es que las cosas se queden como están ahora.

La población más joven aboga por no salir de la Unión Europea, el sentimiento euroescéptico se debe fundamentalmente al nacionalismo más rancio y rural - Fuente: BBC, con la media de 4 encuestas

El Gobierno de Theresa May cada vez estará más presionado, y pueden pasar dos cosas. La primera, que se adelante la aplicación del artículo 50 del Tratado de la Unión Europea (2007) y Reino Unido se vaya antes del 29 de marzo de 2019. La segunda, que se paralice todo y el país despierte de la pesadilla en la que les metió el partido euroescéptico UKIP, que una vez hecho el daño ha pasado a la irrelevancia y dimitió su líder, Nigel Farage.

El UKIP está repleto de sombras: violación de las leyes electorales, mentiras en campaña y financiación por parte de una potencia extranjera interesada

Los fabricantes cada vez exigen más claridad sobre cuál va a ser la situación de las relaciones UK-UE, para decidir dónde hacen sus grandes inversiones. Los fabricantes japoneses tienen la sartén por el mango, los aranceles entre Japón y la UE se van a desplomar y ya no es estrictamente necesario mantener fábricas en ese país para ser competitivos en Europa. Jaguar Land Rover, principalmente británico, hasta valora abandonar la producción en el archipiélago. Palabras mayores.

La llegada de los coches autónomos y conectados, las nuevas normativas de emisiones o el salto al coche eléctrico son desafíos tecnológicos inevitables para los fabricantes, pero los problemas comerciales son debidos principalmente al populismo, tendencia política que ya salpica a varios estados europeos -si no es por una cosa, es por otra-, y todo eso puede dar al traste con el esfuerzo realizado durante años.

Tasa tu coche. ¡¡Gratis y sin compromiso!!

El redactor te recomienda

Noticias relacionadas

Más leídas
Más comentadas

¿Qué te parece el nuevo diseño?

Tú opinión nos importa.

Un pequeño formulario con nombre opcional, e-mail opcional y el comentario.

×
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto