¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Sobre límites de velocidad a la carta en los coches autónomos

Tesla retrocede y vuelve a permitir a su Autopilot exceder el límite de velocidad en 5 millas/hora en EEUU en todo tipo de carreteras

A los usuarios no les gustó la actualización anterior, quieren poder elegir

Es un anticipo de futuros problemas éticos

Control de crucero de velocidad adaptativo: mantiene la velocidad programada hasta encontrar tráfico, a partir de ahí sigue el mismo ritmo de los demás

Lo que está pasando con Tesla es un anticipo de un debate que se tendrá en un futuro no muy lejano. Los coches autónomos, por definición, van a cumplir todas las reglas de la circulación a menos que sea estrictamente necesario violarlas, como hacer una esquiva para evitar un accidente.

Es decir, harían lo mismo que el más pulcro y cívico de los conductores. Los seres humanos rara vez tenemos un cumplimiento férreo de las normas, incluso las personas más concienciadas pueden cometer errores u omisiones. No es el caso de la programación y la inteligencia artificial, prácticamente hablamos del 100%.

Si no hay motivo en contra, cumplirán las normas

Será un escenario ideal: coches circulando por su derecha, respetando los límites de velocidad, adelantando de forma legal, sin asunción de riesgos innecesarios... y eso puede ser un problema con quienes consideren que su coche puede ir un punto más allá.

Por eso volvemos al caso de Tesla.

Las primeras versiones de Autopilot permitían marcar una velocidad de crucero por encima de los límites legales. El responsable sería en todo caso el conductor, pero Tesla entendió que una mala prensa en el amanecer de la conducción autónoma (y eso que son semiautónomos) no sería positiva.

Poco a poco, Tesla ha ido actualizando Autopilot -a través de Internet, siempre que el propietario lo consienta- para reducir la posibilidad de un mal uso. En la última actualización solo se permitía exceder en 5 mph el límite (casi 10 km/h) en vías rápidas, pero no en las convencionales. Eso no ha gustado a miles de propietarios.

Por lo tanto Tesla ha tenido que dar marcha atrás y levantar esa restricción, a la vez que ha mejorado el sistema cuando se usa en vías poco adecuadas, como las de doble sentido. Autopilot se pensó como un sistema para autovía, sin intersecciones al mismo nivel de la circulación. El único accidente mortal con Autopilot ocurrió exactamente en un cruce de ese tipo por parte de un conductor distraido, el coche no fue capaz de "ver" un camión que atravesó su trayectoria.

En teoría, cuando se elija un modo de conducción 100% autónoma, en el que el ser humano no tiene que intervenir para nada (el nivel 5 SAE), el vehículo tiene que cumplir todas las normas de la circulación. Legalmente aún existen dudas de quién será el responsable en caso de accidente.

Tan solo Volvo ha asumido la responsabilidad voluntariamente, siempre y cuando sus coches vayan en modo automático. En cualquier grado de conducción semiautónoma el responsable es el conductor humano, más que nada porque está en la pirámide de la toma de decisiones. En modo automático podría ser el propio fabricante, pero las leyes se están cocinándose a lo largo del mundo.

¿Habrá modelos que permitirán al conductor que en el modo automático se vulneren las normas? Por ejemplo, si queremos hacer un viaje largo y vamos a atravesar una autopista medio desierta como la AP-36, no parece descabellado encargar 150 km/h de velocidad de crucero si todos los sistemas de seguridad están mucho más alerta que un conductor humano.

Es decir, en ausencia de tráfico se mantendrían esos 150 km/h, y el trote se reduciría al aparecer otros vehículos. Una ves haya "vía libre" se retomaría el ritmo. Ya sucede con los controles de crucero activos, como si se programan 200 km/h, que habiendo coches delante se amoldan al ritmo de los demás. Salvo los sistemas más sofisticados, no se tiene en cuenta el límite legal de velocidad.

Debo entender que la mayoría de los fabricantes abogarán por el cumplimiento rígido de la normativa en modo autónomo, y si alguien quiere conducir a mayor velocidad tendrá que hacerlo en modo manual o semiautónomo, y siempre bajo su estricta responsabilidad.

La tecnología permite a las autoridades asegurarse que el cumplimiento de la normativa es más puro: radares, cámaras que controlan adelantamientos o el uso del cinturón de seguridad, alcoholímetros, el futuro intercambio de datos entre vehículos (V2V) o la infraestructura (V2X)...

En el futuro tendremos este tipo de debates: ¿se podrá elegir no cumplir con las normas?

Noticias relacionadas

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto