¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Cómo limpiar la tapicería del coche y dejarla como nueva

    Mantener limpia la tapicería requiere de ciertos cuidados especiales.

    Limpiar la tapicería es una tarea sencilla, pero que debemos llevar a cabo con cierta frecuencia. Y para ciertos tipos de manchas, o de suciedad, hay algunos trucos que te ayudarán a dejar el interior como nuevo, y sin dañar el tejido de los asientos.

    En el interior de nuestro coche hay muchos componentes, piezas y partes. Pero mantenerlo limpio y con buenos olores, además de un buen aspecto, depende en gran medida de la tapicería de los asientos delanteros y los traseros, así como del enmoquetado del suelo en estas plazas y en el maletero. Y todo esto se limpia de la misma forma.

    Hay muchos productos en el mercado que nos prometen limpiar la tapicería de la mejor manera posible, con una amplia variedad de precios. Pero ¿cómo debemos hacerlo realmente? Y no solo eso, también ¿qué productos deberíamos utilizar? Eso es lo que vamos a abordar en esta guía en la que aprenderás cómo limpiar la tapicería del coche de la mejor manera posible y dejar su interior como nuevo.

    Limpia la tapicería de tu coche contra cualquier tipo de suciedad

    Antes de ahondar en manchas y restos específicos, podemos hacer una limpieza general de la tapicería de nuestro vehículo. En principio será lo que nos haga falta con mayor frecuencia porque se ensuciará solo del uso. Es decir, de sentarnos y de abrir y cerrar las puertas, lo que permitirá que entre polvo y otras formas de suciedad. Y esto es sencillo y rápido.

    Un aspirador te ayudará a retirar la suciedad, pero puedes usar otros productos.

    La limpieza general deberíamos hacerla con bastante frecuencia y, sobre todo, si utilizamos el coche en el campo o en zonas de mucha polución. En el caso de que no nos sea suficiente, entonces sí, es recomendable pasar al segundo caso posible, que es el de las manchas específicas de determinados elementos. Pero antes, vamos con la limpieza general de la tapicería.

    Lo primero que haremos es utilizar un aspirador que nos ayude a eliminar restos de gran tamaño en la zona superficial de la tapicería. Empezando por la base de los asientos, que es la superficie más alta que vamos a limpiar, y siguiendo por el enmoquetado del suelo habiendo retirado antes las alfombrillas y habiéndolas agitado -como poco- fuera del coche para eliminar los restos de mayor tamaño.

    Este proceso de aspirado es recomendable hacerlo desde dentro de los asientos y hacia fuera, para ir arrastrando la suciedad. Y lo mismo en el enmoquetado, que será lo que limpiemos a continuación, para evitar tener que hacerlo varias veces e ir ensuciando lo que ya hemos limpiado con anterioridad. Y una vez hecho esto, ahora iremos con el agua y jabón.

    En este segundo paso, después de haber aspirado los asientos y el suelo, con una esponja empapada en agua y jabón la iremos pasando por todo el tejido. Con intensidad para limpiarlo, pero con cuidado de no dañarlo; y de nuevo, pasando la esponja de dentro hacia fuera como hicimos con el aspirador. Y después de esto es recomendable utilizar espuma seca en caso de que existan manchas restantes, a modo de quitamanchas.

    La espuma seca se aplica de forma parecida, aunque enfocándose en las partes en que haya manchas, dejándola secar y retirándola a continuación con un trapo seco. Nos será de ayuda, sobre todo, cuando haya manchas húmedas. Y en último lugar, solo nos quedará, si es posible, utilizar un aspirador de líquidos para un resultado óptimo, rematando el trabajo con una bayeta atrapapolvo.

    Las manchas húmedas y las manchas secas no se quitan de la misma forma.

    No obstante, si la tapicería que estamos limpiando es de cuero, es recomendable que cada cierto tiempo utilicemos una crema nutritiva específica para tapicerías de cuero. Este producto es especialmente importante cuando el vehículo está expuesto, con frecuencia, a la luz directa del sol.

    Cómo limpiar la tapicería del coche de ciertas sustancias específicas

    La limpieza general de la tapicería no nos servirá cuando haya ciertos tipos de manchas. Para ellas sí que tendremos que utilizar productos específicos, y especiales, que nos den un punto más de limpieza. A fin de cuentas, tendremos que añadir estos pasos, además de la limpieza general, si hay algún desperfecto concreto. Solo busca tu tipo de mancha y limpia la tapicería como te contamos.

    En los vehículos que se suelen utilizar en campo, o cualquiera cuando hace mal tiempo, es posible que queden restos de barro. Y ante este tipo de suciedad tendremos que utilizar un cepillo que quite las partes más gruesas y secas, y un cepillo humedecido con agua para las manchas restantes. Es más fácil que el café o el, que son también muy habituales, y para lo que utilizaremos agua fría y limpiacristales.

    Las manchas más temidas, y también habituales cuando tenemos niños pequeños que suelen ir en el coche, son las de chicle, grasa y aceite. Las de chicle las eliminaremos utilizando hielo, para hacer que el chicle se endurezca, y utilizando después una espátula que permitirá retirarlo con facilidad antes de afrontar la limpieza general de la forma típica que describíamos anteriormente.

    En el caso de las manchas de grasa y aceite, lo que haremos será una mezcla de agua y desengrasante -una cantidad muy pequeña- para frotar, con una esponja o un trapo humedecidos, de forma local. Y en el peor de los casos podemos utilizar glicerina diluida, que nos ayudará a limpiar de manera más profunda este tipo de manchas de la tapicería.

    Cuidado, porque algunos productos pueden dañar la tapicería del coche.

    Por otro lado, podemos limpiar la tapicería de manchas específicas de chocolate utilizando un trapo húmedo y jabón líquido, o incluso con el mismo jabón en seco, frotando y dejando que seque entre cada frotado. Y para las manchas de vómito, que también son típicas con niños pequeños, podemos utilizar jabón y agua, pero será imprescindible que ataquemos la mancha lo antes posible.

    Para manchas de tinta tendremos que utilizar una mezcla de alcohol y agua, a partes iguales, aplicándola sobre la mancha y, después de unos segundo, frotando sin demasiada intensidad. Pueden darse también en el interior de nuestro coche las manchas de maquillaje o de sangre.

    Las primeras, las manchas de maquillaje, las trataremos de limpiar con alcohol; se puede mezclar con detergente de lavadora -para prendas delicadas- en una pequeña cantidad, aunque también existen los líquidos desmaquilladores específicos, aunque debemos tener precaución porque este tipo de líquidos pueden dañar la tapicería de nuestro vehículo.

    Y en último lugar, si queremos limpiar la tapicería de una mancha de sangre, entonces utilizaremos espuma seca mezclada con una pequeña cantidad de agua salada, o bien de detergente suave. Pero si la mancha está seca, entonces podemos servirnos de un poco de glicerina, que ayudará a limpiar este tipo de manchas con mayor profundidad.