¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir

Mazda apuesta seriamente por los coches eléctricos con un nuevo plan para 2030

Mazda apuesta seriamente por los coches eléctricos con un nuevo plan para 2030
Fran Romero
Fran Romero4 min. lectura

Mazda se encuentra casi en un proceso de refundación, presentando nuevos modelos que le permitan competir con sus rivales. El nuevo CX-60 ha sido el primero y el CX-80 debutará en 2023. Ahora, el fabricante Premium japonés ha anunciado una importante inversión en electrificación para continuar con la nueva senda.

El renacimiento de Mazda se consumó con la presentación y el lanzamiento del nuevo CX-60. Un SUV que ha llegado al segmento para lidiar con las alemanas, un paso por delante de marcas más generalistas, y con un producto que complementa todavía al Mazda6, cuyo futuro sigue siendo a día de hoy más que incierto. La firma japonesa también tiene por delante un par de importantes lanzamientos para 2023, el CX-80 que, con sus siete plazas, será una interesante opción para familias numerosas.

El segundo es la versión de autonomía extendida del Mazda MX-30. El crossover eléctrico estrenará una versión especial equipada con un motor Wankel, haciendo del rotativo un generador para el motor eléctrico, y con el ampliará la autonomía máxima más allá de los 300 kilómetros. Con pasos muy firmes, la marca de Hiroshima continúa en un nuevo camino marcado por la electrificación, anunciando ahora una importante inversión en este campo -de 11.000 millones de Euros- que le permitirá profundizar más y ampliar su oferta de modelos eléctricos.

Mazda MX-30 REEX
Así son las entrañas técnicas del nuevo Mazda MX-30 REEX, el crossover eléctrico con motor Wankel

La electrificación al más alto nivel, la clave de una nueva Mazda

Uno de los grandes talones de Aquiles de la marca japonesa comparado con la competencia. El nuevo plan estratégico cuenta con tres fases que se irán poniendo en marcha progresivamente hasta 2030, afectando especialmente a Europa, pues es el continente en el que se espera un importante crecimiento en la proporción de coches eléctricos en los próximos años debido a unas normas de emisiones cada vez más estrictas. La primera fase se centra en el fortalecimiento del desarrollo de nuevas tecnologías, al mismo tiempo que en la reducción de costes.

Un nivel en el que se aumentará la oferta de versiones mecánicas electrificadas en todos sus modelos. La segunda fase, que se implementará entre 2025 y 2027, da un paso adelante y apuesta por ampliar la gama de productos, además de refinar los sistemas de producción, mientras que la tercera fase convertirá a Mazda en una marca completamente eléctrica en 2030. El fabricante desplegará una nueva generación de baterías desarrolladas en cooperación con Panasonic y con EC Energy, en la que también participa Nissan, para una nueva generación de coches eléctricos fabricados en Japón.

Los asistentes de seguridad son uno de los retos de Mazda

El nuevo plan estratégico de Mazda también contiene un apéndice que se extiende hasta 2040, y en el que los expertos en seguridad de la marca nipona mostrarán una suite de los sistemas de asistencia al conductor más avanzados. La marca se ha marcado el mismo objetivo de Volvo, que ninguno de sus clientes mueran o sufran importantes lesiones en accidentes a bordo de sus modelos, por lo que trabajan trabajan también en la interfaz hombre-máquina. Una de las verdaderas claves para mejorar la seguridad a bordo.