¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Mazda anuncia su ambiciosa estrategia de electrificación hasta 2030

    La marca de Hiroshima afronta una nueva era en su historia. Los de Mazda han anunciado una nueva plataforma escalable para su futura hornada de modelos, una arquitectura que permitirá adaptarse a la electrificación al máximo nivel y equipararse a las Premium europeas. Un importante paso adelante que trae importantes novedades hasta 2025.

    En 2022, Mazda estrenará un nuevo motor de gasolina, de cuatro cilindros, que servirá de baso para un híbrido enchufable. Será la primera aplicación de esta tecnología de electrificación en la marca nipona, que también tiene más frentes abiertos para reducir al máximo las emisiones. El único eléctrico con el que cuenta actualmente, el Mazda MX-30, también contará con una versión híbrida enchufable haciendo uso de un pequeño motor Wankel como extensor de autonomía.

    De hecho, la firma japonesa no ha sucumbido al «downsizing» en Europa, ya que en el Viejo Continente no ofrece ningún motor de gasolina turbo, aunque a su favor juega el exclusivo motor «SkyActiv-X» que, más recientemente, se ha transformado en el «e-Skyactiv X». El moderno bloque combina el encendido por compresión controlado por chispa con la tecnología MHEV, mediante un motor de arranque generador de 24 Voltios.

    Nueva plataforma Mazda SKYACTIV EV para coches eléctricos
    Detalle de la nueva plataforma Mazda SKYACTIV EV para coches eléctricos

    Mazda lanzar 13 coches electrificados hasta 2025

    La firma acaba de anunciar una interesante estrategia: entre 2022 y 2025, la marca japonesa estrenará tres modelos eléctricos, cinco híbridos enchufables y otros cinco más híbridos convencionales, éstos equipados con el tren de propulsión de Toyota, fruto de la alianza que ambos fabricantes firmaron en 2010.

    Respecto a los híbridos enchufables, los candidatos fijos son las nuevas generaciones de los Mazda6 y CX-5, al igual que el nuevo Mazda CX-50, y a los que se pueden sumar los Mazda3 y CX-30. La segunda parte de la nueva estrategia se expandirá entre 2025 y 2030 con el estreno de la nueva plataforma escalable -la SKYACTIV EV- para una nueva generación de coches eléctricos de diferentes carrocerías y segmentos.

    Un auténtico pisotón en el acelerador de la marca, que pretende que una cuarta parte de su gama sea eléctrica y el resto electrificados con diferentes soluciones en 2030, y que hasta ahora era un objetivo casi imposible de alcanzar. Además, la marca también trabaja en el desarrollo de combustibles sintéticos a base de microalgas. Una investigación que le ha valido convertirse en el primer fabricante que se ha unido a la alianza eFuel, desde el pasado febrero.