¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    ¿De cuánto es la multa por el abandono de un coche?

    La multa puede ascender hasta los 3.000 euros en función del ayuntamiento.

    La multa por abandonar un coche en la vía pública puede llegar hasta los 3.000 euros. Además, el titular tendría que hacer frente al pago de la grúa y de la estancia en el depósito municipal. Es mejor tramitar la baja del coche y achatarrarlo.

    No es algo especialmente habitual, pero sí, se da el caso de coches abandonados en la vía pública. En sus artículos 85 a 86, la Ley de Seguridad Vial especifica que, cuando un vehículo presente deficiencias que supongan un riesgo especialmente grave para la seguridad vial se podrá proceder a la inmovilización del mismo. También, al traslado a un Centro Autorizado de Tratamiento de Vehículos cuando, durante más de un mes, y presentando desperfectos que hagan imposible su desplazamiento por medios propios, permanezca estacionado en el mismo lugar.

    Es decir, que si un vehículo permanece un período superior a un mes en el mismo lugar, y si le faltan las placas de matrícula o presenta desperfectos que imposibiliten su desplazamiento por sus propios medios, se podrá trasladar el vehículo a un Centro Autorizado de Tratamiento de Vehículos. Esto es, efectivamente, cuando se detecta un vehículo abandonado en la vía pública.

    El abandono de vehículos en la vía pública es cada vez menos habitual.

    El abandono de un coche tiene multa: hasta 3.000 euros según la ciudad

    Lo mejor que se puede hacer es dar de baja el vehículo y solicitar la recogida por parte de un CATV, que además nos pagará algo por su achatarramiento. El abandono de un coche está considerado como una falta grave y, como tal, conlleva una multa que puede ir desde los 751 a 1.500 euros, con multas coercitivas hasta los 3.000 euros como máximo. Eso sí, los importes varían en función del ayuntamiento.

    Además de la multa habrá que afrontar los gastos. Todos los que se originen a consecuencia de la inmovilización y de la retirada del vehículo abandonado se le cargarán al conductor infractor, el habitual, el arrendatario o el titular. Además habrá que pagar la grúa y los costes de estancia en el depósito municipal. En los casos más extremos, incluso se podría afrontar una multa de 30.000 euros si la Consejería de Medio Ambiente considerase al vehículo un residuo nocivo para la salud y el medio ambiente.

    Hasta el año 2006, para solicitar la baja de un vehículo se requería estar al corriente de pago del impuesto de circulación. Por ese motivo, hasta ese año, era mucho más habitual el abandono de vehículos en la vía pública como forma de deshacerse del mismo, pero sin tener que pagar absolutamente nada. Ahora que hay multa por abandonar un coche, y que conlleva importantes costes, es algo bastante infrecuente.