¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Los neumáticos de los coches eléctricos, recomendados también para combustión e híbridos

    Detalle de la rueda delantera del nuevo Volkswagen ID.3Motor.es

    Para muchos, es un desastre de los diseñadores el hecho de que los coches eléctricos equipen unas llantas de un diámetro generoso en un neumático más estrecho y más alto. El BMW i3 se presentó con esta configuración y el resto de nuevos eléctricos sigue el mismo patrón. Te explicamos las razones.

    Cuando el BMW i3 fue lanzado al mercado, más de uno se echó las manos a la cabeza al ver las ruedas del eléctrico alemán, más altas que un modelo equivalente de combustión, con una llanta de un diámetro tan grande que llega a las 19 pulgadas, y con una banda de rodadura muy estrecha.

    Algo que, estéticamente, no termina de encajar para muchos, cuando vemos otros modelos de movilidad sostenible como los Tesla o el nuevo Porsche Taycan, con mayor sección de la banda de rodadura. La principal diferencia entre estos y más normales como el nuevo Volkswagen ID.3 o el i3 es que los deportivos cuentan con una batería de alta potencia que ofrece una capacidad de aceleración tan elevada que requiere neumáticos más anchos.

    Detalle de la banda de rodadura más estrecha en el BMW i3

    En el caso del utilitario y del nuevo compacto alemán, los neumáticos están diseñados para aumentar la autonomía. Los fabricantes de neumáticos aclaran que esta monta más estrecha no es exclusiva de los eléctricos, podría montarse en modelos de combustión, siendo ideal que lo hicieran en los híbridos, para aumentar la autonomía y la eficiencia, ya que la menor sección de rodadura reduce la fricción y la resistencia.

    De hecho, el TÜV -certificadora de calidad alemana- ha hecho una prueba de consumos con los neumáticos de los coches eléctricos en los de combustión, concluyendo que la autonomía puede aumentarse hasta un 15% en los primeros y entre un 5 y un 10% en los segundos.

    Que sean también más altos no es por protección de la batería como algunos imaginan, sino para soportar el mayor peso del coche, y el de la batería, por lo que contienen unos refuerzos específicos. Continental, uno de los líderes de mercado, explica que los compuestos que se aplican a las gomas de los eléctricos también es diferente, porque la dinámica de conducción también lo es y la gran mayoría de eléctricos del mercado no se han concebido exprimir a fondo buscando unas altas prestaciones.

    Uno de estos compuestos es la sal de sílice, que se utiliza precisamente para reducir la fricción, lo que también se traduce en un mayor silencio interior y en una mayor duración, dado que los sistemas de tracción actúan de forma más precisa. Muchas ventajas pero también a un precio superior, ya que estos neumáticos cuestan entre un 10 y un 20 por ciento más que uno normal.