¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    NIO ya produce estaciones de intercambio de baterías en Europa, ¿un ejemplo a seguir?

    NIO ya produce estaciones de intercambio de baterías en Europa, ¿un ejemplo a seguir?
    Representantes de Hungría y NIO posan al firmar un acuerdo en julio
    Javier Costas
    Javier Costas6 min. lectura

    NIO aspira a ser la Tesla de China, y uno de sus elementos diferenciadores es que irá instalando estaciones de intercambio de baterías en China y Europa, con un objetivo de 4.000 instalaciones para 2025. Más del 25% de ese objetivo ya se ha cumplido.

    Mientras la mayoría de los fabricantes de coches eléctricos siguen apostando por las baterías de gran capacidad y potencias cada vez más elevadas de recarga, NIO sigue adelante con su plan de ir estableciendo estaciones de intercambio de baterías (NIO Power Swap) como complemento a lo anterior.

    Estas estaciones permiten una recarga a una velocidad imbatible: baterías cargadas en 3 minutos, desde que el coche se aparca en una plaza automáticamente hasta que se puede ir. Además de NIO, algunas empresas de China y Estados Unidos apoyan esta modalidad, como CATL o Ample, mediante el uso de baterías estandarizadas.

    Pero NIO ha ideado el sistema solo para sus clientes y están involucradas más de 1.400 patentes. Las ambiciones de NIO son tener 4.000 estaciones de recarga en 2025, de las cuales 1.000 estarán fuera de China. Según los últimos datos facilitados por NIO, ya tienen más de un millar de estaciones Power Swap operativas.

    Las vamos a ir viendo por Europa

    En julio se anunció el acuerdo entre el fabricante y las autoridades húngaras para establecer cerca de Pest una fábrica de NIO Power. La finalidad de estas instalaciones es fabricar las estaciones de intercambio y otros productos como pueden ser puntos de recarga Power Charger.

    La primera estación de intercambio para Europa salió hace días en un único camión con destino a Alemania. Seguramente su primer emplazamiento será en un gasolinera Shell, ya que la petrolera y NIO tienen un acuerdo al respecto. En China ya hay algunas estaciones Power Swap dentro del recinto de gasolineras Shell como un servicio más.

    Antes de tener capacidad de producción de las Power Swap, había que traerlas de China, lo cual se ha hecho de forma muy excepcional para Noruega. Este ha sido el primer mercado europeo -que no comunitario- donde se ha implantado la marca china, y su planteamiento resulta interesante al menos para conocerlo.

    Vídeo promocional de las NIO Power Swap de segunda generación

    Para empezar, cada propietario de un NIO tiene garantizados de por vida los intercambios de batería sin coste, eso sí, para los primeros seis intercambios al mes y solo para el primer propietario. En realidad, algo se paga, porque hablaríamos de la modalidad BaaS o «baterías como servicio».

    Esto significa que los propietarios de un NIO pagan un alquiler mensual por las baterías, no pagando por ellas en el momento de la compra -esto es optativo-. Dependiendo de la cuota, pueden disfrutar de 75 o 100 kWh de baterías de forma flexible, por si necesitan menos capacidad en unas épocas del año y más en otras, como vacaciones.

    Por lo tanto, los seis intercambios al mes son un servicio que se incluye en la cuota mensuale de alquiler de las baterías. Obviamente, los propietarios de NIO pueden seguir usando recarga rápida allí donde sea posible como método estándar para recuperar autonomía. Los intercambios responden más bien a una facilidad más a la hora de viajar.

    Las NIO Power Swap se pueden instalar rápidamente y pueden ser transportadas por un camión. Están totalmente automatizadas

    Por si fuera poco, NIO ofrece más servicios, al menos en China. Se puede pedir una furgoneta que viene y en 10 minutos proporciona 100 km de autonomía, y también se puede pedir a un empleado de NIO que recoja el coche a domicilio y se lo lleve a recargar, y lo devuelva cargado.

    Esto tiene un coste muy razonable, solo 140 euros mensuales -al cambio-, y son hasta 15 recargas al mes. El mismo plan incluye 1.000 kWh de consumo al mes en cargadores. Queda por saber si este modelo es sostenible, pero de momento funciona bien en China y en Europa iremos viendo la acogida que tiene.

    Este año NIO se empieza a expandir a más países de Europa con su berlina ET7, ya que el SUV ES8 es exclusivo para los noruegos en Europa. Más adelante llegarán otros modelos, como el ET5. En el caso de convertirse en un caso de éxito, ¿darán a torcer sus brazos los fabricantes europeos? ¿Acabarán poniéndose de acuerdo en un estándar de intercambio? Porque NIO no hará ningún asco a su dinero...